Los negocios del Colegio de Médicos de Madrid, el mejor antídoto a la colegiación obligatoria

La reelección forzada de Juliana Fariña al frente del Colegio de Médicos de Madrid, que algunos atribuyeron a que se trataba del pago a los servicios prestados al gobierno de la Comunidad en el ‘caso del Severo Ochoa’, no ha contribuido a mejorar la imagen de la institución, sino que, por el contrario, se ha convertido en el principal aliado de quienes, por unas razones o por otras, vienen renegando de la colegiación obligatoria. En este caso, con toda la razón. En este caso, con el agravante de que, por todos los indicios, Fariña se ha convertido en rehén o se ha hecho valedora de una firma cuyo interés es el lucro a toda costa y cuanto antes, lo que dista muy mucho de los principios éticos que debe presidir la actuación profesional de los médicos. En fin, que estamos ante el mejor ejemplo de cómo cargarse la colegiación obligatoria, pues son muchos los profesionales que se niegan a financiar a unos facinerosos.

Deja un comentario