A la cirugía en cómodos plazos

Dos señoras con pinta de gozar de buen estatus social y económico no cabían en sí de gozo cuando la señorita del stand de El Corte Inglés de Princesa les explicaba, ante los requerimientos de las interesadas clientas, que sí, que efectivamente podrían acceder a un liftin, lucir unas piernas sin varices o unos pies sin un juanete, a lo Lolita Vladimir Nabokov. Ante la posibilidad de poder someterse a cirugía estética en cómodos plazos una de ellas le comentaba a la otra con regocijo que se lo pensarían y lo comentarían con sus amigas.

Deja un comentario