Política y Sociedad

DIMES Y DIRETES

  • Después de haberse conocido que Carlos Fabra, el presidente del PP en Castellón y suegro del exconsejero de Sanidad de Madrid, había sido sometido a un trasplante de hígado en el Hospital 12 de Octubre de Medrid, son muchos quienes se preguntan el por qué de esta decisión, especialmente cuando el Hospital de la Fe (Valencia) realiza muchos más trasplantes. Las respuestas son variadas, como que en Valencia, su comunidad, en donde es uno de los principales caciques, no hubieran aceptado la intervención por no estar indicada; que en Madrid era más fácil no someterse a regla alguna, pues Enrique Moreno, quien le intervino, es el gran paniaguado del Gobierno de Esperanza Aguirre que, incluso, está permitiendo que no cumpla la norma de jubilación aprobada por su gobierno; y tercero, que en Madrid podría saltarse la estricta norma que rige para la espera de trasplante, porque se desconoce cuáles son las normas sobre lista de espera. Pueden elegir la respuesta que les parezca.

  • ´Por una de esas coincidencias de la vida, en la jornada montada por la Organización Médica Colegial (OMC) para realizar un balance de la gripe pandémica, coincidieron como ponente dos personas, el consejero de Sanidad de Castilla y León, Francisco Javier Álvarez Guisasola, y la médico de Urgencias Mónica Lalanda, que, dede nuestro punto de vista, fue la que no se anduvo con paños calientes para describir lo que había sucedido con la gripe. Pues bien se da la circunstancia que el consejero había sido uno de los profesores universitarios de Lalanda que, sin duda, debió ser una discípula aventajada.

  • La Comunidad de Madrid, que no quiere dejar pasar la ocasión para parecer que hace algo en sanidad pública, ha decidido contratar los servicios de Valentín Fuster para poer en marcha un laboratorio de investigación cardiovascular. Lo que no dice es cómo compartirá el tiempo del investigador y los gastos que comporta su ir y venir a Estados Unidos, en donde parece que trabaja. Pero eso no importa.

  • A la federación empresarial de Oficinas de Farmacia FEFE no parece haberle sentado nada bien el haberse dado cuenta de que no es la única representativa del sector ni tampoco la única que tiene ideas. Asi se deduce de la nota que distribuyó ayer criticando indirectamente a otra de las federaciones, FENOFAR, que agrupa a las asociaciones de Madrid, Cataluña y Cartagena, diciendo que ella ya había adoptado medidas para combatir las consecuencias negativas del reciente Real Decreto-ley para la reducción del gasto farmacéutico. Lo curioso, y es lo que puede haber sentado peor a FEFE, es que a ella no se le ocurrió presentar una queja ante la Comisión Europea porque, de acuerdo con los análisis de FENOFAR, la nueva norma no se ajusta a los principios jurídicos de la Unión Europea. Eso sí, se sigue creyendo úncia y llama a la unidad bajo sus alas. Preocupante.

  • Deja un comentario