Política y Sociedad

DIMES Y DIRETES

  • La reestructuración orgánica de los ministerios aprobada por el Gobierno en su último Consejo de Ministros, con la supresión de dos direcciones generales en el de Sanidad y Política Social (la de Recursos Humanos y Servicios Económicos, dependiente de la Subsecretaría, y la de Terapias Avanzadas y Trasplantes, dependiente de la Secretaría General de Sanidad), ha dejado totalmente desmantelada la Subsecretaría, encabezada por Consuelo Sánchez Naranjo (en la imagen), de la que, ahora, sólo dependerá la Secretaría General Técnica, pues hace apenas dos meses también se le quitó la Agencia de Medicamentos y Productos Sanitarios. Por otro lado, después de que se hubiera desgajado la Organización Nacional de Trasplantes de la dirección general encabezada por Augusto Silva, era lógico que se acabara con ésta, pues carecía hasta de personal.

  • El Consejo del Gobierno Vasco ha decidido remitir a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia las actuaciones administrativas sobre la autorización sanitaria de funcionamiento concedida en su día a la empresa Gestión de Servicios Sanitarios XXI SL pues, según se deduce de las investigaciones realizadas, podría haberse dado un caso de prevaricación y es que, de acuerdo con los hechos, el Director Territorial de Sanidad de Bizkaia concedió a esta empresa la autorización de funcionamiento el mismo día en que la solicitó. Pero hay más, pocos días después esta empresa, con el informe desfavorable de la Oficina de Control Económico, resultó adjudicataria de un contrato para afrontar la situación de pacientes en lista de espera. Y hay más: ni el primer permiso otorgado figura en el Sistema Integrado de Ordenación Sanitaria (SIOS) ni la empresa autorizada consta, como es preceptivo, en el correspondiente registro de centros.

  • Tanto el Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA) como el Consejero de Economía del Principado decidieron salir al paso de algunas informaciones que, en relación con una auditoría de la Sindicatura de Cuentas, se apuntaba a artificios contables sobre las deudas del sistema sanitario asturiano algo que, según se insistió desde ambas instituciones, no responde a la realidad pues, como informa el SESPA, es el propio Servicio de Salud el que pone en conocimiento de la Sindicatura que el importe total de obligaciones pendientes de imputar en 2008 fue de 157 millones de euros, circunstancia totalmente incompatible con los intentos de ocultación, maquillaje o disimulo. Ahí queda eso.

  • Se desconoce cuándo el Ministerio de Sanidad va a reaccionar para poner freno al consumo de alcohol entre los jóvenes; se diría que sigue teniendo miedo a una campaña como la que, hace tres años, se desató desde el Partido Popular cuando anunció una ley para impedir el consumo de alcohol por menores, hasta el punto de que, desde las altas instancias del PP, se llegó a afirmar que el vino no era alcohol. En estos días, en uno de los encuentros organizados por Sanidad con motivo de la Presidencia española de la Unión Europea, en este caso organizado por la Delegación del Gobierno español para el Plan Nacional sobre Drogas, se acaba de poner de manifiesto la preocupación existente en los países europeos por el creciente consumo de alcohol entre los jóvenes, no sólo por los perjuicios directos que comporta sino, y así se dijo, porque es la puerta de inicio para el consumo de otras drogas. Los datos son de sobra conocidos, sólo falta adoptar medidas para corregirlos. A no ser que se tema que los gobiernos del PP se dediquen a declarar el consumo de vino y el botellón como un bien de interés cultural. Todo se andará.

  • Deja un comentario