El mirador El Mirador

Difteria, histeria y falta de compasión.

juangervas 661X287

 Frente a la que califica de crisis de salud pública histérica desatada como consecuencia del caso de difteria registrado en España, el autor, defensor de la vacuna contra tal enfermedad, pone en cuestión a quienes pretenden hacer negocio a costa de lo que pueden calificarse de seudovacunas.

Torres de arrogancia médica sobre cimientos de ignorancia científica.

Contruimos torres de arrogancia médica sobre cimientos de ignorancia científica y ello conlleva desvalimiento, sufrimiento y muerte de enfermos y sanos. Se ha visto muy bien con el caso de difteria en un niño no vacunado, a comienzos de junio de 2015, en España.

Sobre un hecho lamentable se ha construido una torre de arrogancia médica y de intolerancia social en que se ha pedido de todo para los padres, excepto la muerte en la hoguera (que yo sepa).

Sobre un hecho lamentable se ha construido una torre de arrogancia médica y de intolerancia social en que se ha pedido de todo para los padres

Como siempre, tal torre se ha construido sobre cimientos de ignorancia científica. Entre los constructores hay todo tipo de individuos, desde políticos a periodistas, desde expertos a aficionados, desde médicos a pacientes. Todos los masacradores se han aupado en la torre de la arrogancia e intolerancia, con una superioridad moral que asusta. Se han azuzado bajos instintos y respuestas irracionales y se han jaleado conductas y palabras vergonzosas. ¿Por qué? Básicamente por incrementar el negocio de las vacunas, ese negocio que pesca en río revuelto para vender las vacunas en un paquete que incluya tanto las vacunas sistémicas (y necesarias) como las vacunas comerciales e innecesarias (como la de la gripe, del papiloma y otras).

Con ello se ha faltado a las normas de compasión, cortesía y piedad, además de cometer la idiotez de idiotizar a una minoría a la que se le da una importancia que no tiene

http://www.medicosypacientes.com/articulos/opinionjuanmartinez3615.html
http://medicocritico.blogspot.com.es/2015/02/sobre-la-idiotez-de-idiotizar-los-que.html

Además, toda la artillería burda y sin ciencia empleada contra los “antivacunas” (técnicamente, los que tienen “duda vacunal”) es inútil y perjudicial, si lo que se pretende es lograr que acepten las ventajas de las vacunas necesarias
http://asset-scienceinsociety.eu/news/features/plos-and-ecdc-together-special-issue-vaccine-hesitancy
http://elpais.com/elpais/2015/06/03/ciencia/1433354194_756223.html

Cimientos con algo de ciencia

Hay vacunas y vacunas, y no todas tienen la misma importancia ni los mismos problemas

Con respecto a la difteria y su vacuna conviene tener claro algún hecho científico, del tipo de (notas 1,2, 3, 4, 5, 6, 7,8, 9 ) :

  •  La difteria se produce por un bacilo que libera una toxina capaz de intoxicar e incluso matar al paciente. El daño, pues, se hace por medio de la toxina, localmente o “a distancia” (en corazón y en sistema nervioso, entre otros), desde una infección en la faringe, pero también en fosas nasales, piel, vagina, ojos, etc.
  •  La difteria se produce por bacilos que sólo viven en la especie humana; pero la difteria cutánea se da en condiciones de extrema falta de higiene, a partir de bacilos en las vacas.
  • La difteria es enfermedad grave, pero su mortalidad ha disminuido mucho con las mejoras sociales y económicas, y de atención sanitaria.
  •  La vacuna de la difteria es la misma toxina modificada, un toxoide, de forma que provoca la formación de defensas (anticuerpos como anti-toxinas) que evitan el daño en caso de infección.
  • Hay una vacuna infantil con carga antigénica estándar (fuerte) y una del adulto con carga antigénica baja (para producir menos reacción local).
  • Es imposible la irradicación de la difteria, pues la vacuna es contra la toxina, no contra el bacilo.
  • El bacilo de la difteria sólo produce toxina si a su vez está infectado por un virus (un bacteríofago) que le aporta el material genético para producir la toxina. Las cepas de bacilo de la difteria contagiadas por dicho virus pueden a su vez contagiar a cepas de la difteria no toxigénicas, con lo que se expande la posibilidad de enfermar.

La vacuna de la difteria es una vacuna necesaria, pero muy ineficiente, pues su efecto se desvanece en unos diez/veinte años. Por ello más de la mitad de los adultos están indefensos frente al bacilo de la difteria (hasta el 70% en los ancianos).

  • El bacilo de la difteria puede vivir sin producir daños en portadores humanos asintomáticos, sobre todo en la nariz. Al haber menos casos de difteria disminuyen las personas con infección asintomática, y la posibilidad de re-vacunación espontánea natural.
  • La infección de difteria no produce inmunidad de por vida y por ello hay que vacunar también a los que han pasado la difteria.
  • La madre con anticuerpos contra la toxina diftérica los transmite al bebé, de forma que le protegen hasta medio año.
  • La vacuna de la difteria es una vacuna necesaria, pero muy ineficiente, pues su efecto se desvanece en unos diez/veinte años. Por ello más de la mitad de los adultos están indefensos frente al bacilo de la difteria (hasta el 70% en los ancianos).
  • La vacuna de la difteria es una “bomba de tiempo” pues traslada el problema de la infección a otras edades. Hay una “luna de miel” hasta que estalla dicha bomba y por ello hay que re-vacunar y es imperativo el mejorar la vacuna para prolongar su efecto protector.
  • Como dice la Organización Mundial de la Salud: “las vacunas antidiftéricas óptimas a desarrollar en el futuro deberán proporcionar una protección más duradera con menos inyecciones”.
  • La vacuna antidiftérica actual no existe como tal en el mercado. Se vende siempre asociada a otras vacunas, tanto en niños como en adultos. En niños puede tener lógica tal asociación, en adultos es absurdo.
  • Es imposible revacunarse sólo de difteria, hay que revacunarse de difteria y tétanos, o de difteria, tétanos y tosferina (coqueluche). Por ello se suman los efectos adversos de las tres vacunas, especialmente una reacción local intensísima (reacción de Arthus). Además, la revacunación contra el tétanos es innecesaria hasta los 65 años (basta en toda la vida una dosis de recuerdo, si se ha cumplido el calendario en infancia y adolescencia).
  • En Europa hubo un periodo epidémico de difteria a partir de la caída de la Unión Soviética (con un máximo en 1994-5 y un total de casi 160.000 casos declarados), por el deterioro económico, social y del sistema sanitario. Desde entonces la difteria ha sido un problema en Europa, aunque con tendencia decreciente.
  • La vacuna de la difteria protege mientras se mantienen los anticuerpos en sangre a un cierto nivel. Por ello la infección afecta sólo a los que no se han vacunado nunca, o a los que hace mucho tiempo que no se han revacunado. Es decir, la difteria es cuestión de quienes no se vacunan (muy pocos) y de quienes hace tiempo que no se han revacunado (la mayoría de los adultos y especialmente los ancianos).
  • Son esperables más casos de difteria si las autoridades no exigen mejores vacunas y si los profesionales no re-vacunan a los jóvenes, adultos y ancianos.
  • La vacuna de la difteria provoca un círculo infernal pues no resuelve el problema de brotes y epidemias. Si no se mejora, obliga a una re-vacunación continua que siempre fallará por razones varias (siendo la “duda vacunal” la menos importante) probablemente en quienes más la precisan, como marginados, pobres, ancianos y otros.
La vacuna de la difteria es una vacuna necesaria, una de las vacunas sistémicas.

Es imposible la irradicación de la difteria, pues la vacuna es contra la toxina, no contra el bacilo.

Hay un grupo de vacunas que podemos considerar recomendables universalmente: contra difteria, parotiditis, poliomielitis, rubeola, sarampión, tétanos y tosferina . (Nota 10). Hay otras vacunas recomendables en situaciones específicas; por ejemplo, contra el cólera, la fiebre amarilla, la fiebre Q, la hepatitis, la meningitis, el neumococo, la rabia, el rotavirus, la tuberculosis y otras. Hay vacunas en desarrollo, por ejemplo, la del paludismo y la del dengue. Hay otras vacunas en las que existen pruebas que desaconsejan su uso en general, como contra la gripe y contra el virus del papiloma humano. Son vacunas que provocan más daños que beneficios y que sólo se justifican por el interés comercial de sus promotores (industrias, expertos y algunas “sociedades científicas”) . (Nota 11)

Hay vacunas y vacunas, y no todas tienen la misma importancia ni los mismos problemas . (Nota 12)

La histeria colectiva por un caso de difteria sólo sirve para que hagan negocios los que quieren el uso irracional de las vacunas y el negocio sin más. Ellos desacreditan más las vacunas que nadie que tenga “duda vacunal” (que son minoría).

En junio de 2015, hemos tenido en España una crisis de salud pública histérica con un caso de difteria. En el futuro podemos tener una verdadera crisis de salud pública por epidemia de difteria.

Menos histeria y más ciencia, que a todos amenaza la difteria.

————————————–

Notas

[1]         http://www.who.int/immunization/wer8103Diphtheria_Jan06_position_paper_SP.pdf

[2]         http://wwwnc.cdc.gov/eid/article/18/2/11-0987_article

[3]         http://vacunasaep.org/documentos/manual/cap-21

[4]         http://www.biomedcentral.com/1471-2334/13/551

[5]            http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10217597

[6]         https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/147952/Green-Book-Chapter-15.pdf

[17         https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/147952/Green-Book-Chapter-15.pdf

[8]         http://www.elsevier.es/en-revista-medicina-clinica-2-resumen-immunity-to-diphtheria-among-adults-13079382

[9]            http://www.rxlist.com/dtp-side-effects-drug-center.htm

[10]         http://equipocesca.org/resumen-del-seminario-sobre-eficacia-efectividad-y-seguridad-de-las-vacunas-aspectos-clinicos-profesionales-y-sociales/

[11]         http://www.nogracias.eu/2015/06/05/editorial-nogracias-vacunas-no-todas-son-iguales/

[12]         http://www.actasanitaria.com/vacunas-y-vacunas-no-todas-son-iguales/

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). jjgervas@gmail.com; mpf1945@gmail.com; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

23 Comentarios

  1. Antonio Pintor says:

    Como es habitual, interesante y didactica informacion la que nos aporta. Gracias

  2. Hugo says:

    Interesante aportación al debate. Agradecería dos precisiones: 1) Las referencias 11 y 12 no son las originales. Por respeto a los autores y para mayor transparencia para con los lectores se debería citar fuentes precisas y 2) Ya que usted realiza crítica a los conflictos de intereses de la industria farmacéutica sería aconsejable que especificará sus propios conflictos (todos y no solo los de la industria). Creo que también sería un buen ejercicio de transparencia. A veces se nos olvida que los intereses comerciales que pueden modificar la discusión va más allá (ingresos por promoción de otros tratamientos alternativos, actividad privada en estos campos…). Creo que no es su caso pero conviene aclararlo).

    Gracias

  3. Nuria says:

    Se agradece un ejemplo de inteligencia en este mar de insensateces en el que navegamos cada día… Gracias, gracias, gracias.

  4. Juan Gérvas says:

    -gracias Antonio, Hugo, Nuria
    -respecto a la bibliografía, de un lector curioso esperaría que hiciese notar la repetición (el Green Book inglés sale citado dos veces) pero no que se confunda y crea que las citas 11 y 12 no son las precisas y convenientes (si se entra en ellas se amplia el conocimiento, como en las otras referencias)
    -respecto a conflictos de interés, no tengo ninguno sobre escribir acerca de la difteria y su vacuna más allá del conflicto general de intentar “mediar” entre la irracionalidad pro-vacuna y la irracionalidad anti-vacuna y de coordinar un Seminario de Innovacion sobre vacunas (todo gratis et amore, sin ni siquiera cuotas de inscripción
    http://equipocesca.org/vacunas-beneficios-y-danos-ciencia-clinica-y-sociedad-seminario-de-innovacion-no-30-madrid-27-y-28-de-noviembre-de-2015/
    -en fin
    -un saludo
    -juan gérvas

  5. Hugo says:

    Como le decía me ha parecido interesante su artículo y mis comentarios no pretendían invalidar su aportación pero con ello quería resaltar: 1) frecuentemente solo se consideran los conflictos de intereses farmacéuticos y eso es un error ya que COI sirven para ponderar la credibilidad de lo que se esta leyendo.Y cualquier interés económico puede influir. 2) se debe facilitar la fuente original y que los lectores decidan. Sus referencias 11 y 12 aunque válidas son artículos que recopilan información de investigación original que es la que debe tener accesible el lector porque como usted ya sabe cualquier investigación tiene limitaciones y para verlas (más allá de las conclusiones) únicamente podemos hacerlo a partir de la fuente primaria. Insisto que no es una crítica (a mi juicio su blog es excelente) pero es una llamada a que las personas sean exigentes con lo que leen aunque confíen mucho en el transmisor o éste tenga una elevada credibilidad. Por cierto yo tengo COI con 4 empresas farmacéuticas y realizo consultas privadas. Ambos COI no tienen incidencia alguna con la vacunación en ninguno de los 2 sentidos. Mi ejercicio de la profesión médica y la investigación tampoco tendría COI en este campo.

    Saludos cordiales y gracias por su trabajo

  6. Rosario says:

    Buenos días.
    El Dr. Gervás siempre satisface mi necesidad de argumentos válidos para rebatir a los que defienden a ultranza lo que se dice en “ambientes oficiales”.
    Con esto de la caducidad en la inmunización de la vacuna ¿no sería esperable una mayor presencia de la enfermedad en la población adulta? y sin embargo, no sucede.
    ¿Cuál es el motivo?
    Gracias.

  7. Juan Gérvas says:

    -gracias de nuevo, Hugo y Rosario
    -las referencias bibliográficas pueden ser a fuente primaria o fuente secundaria; por ejemplo, el Green Book inglés citado es fuente secundaria y resultaría absurdo citar todas las fuentes que se han utilizado en el mismo; tan válida es la fuente primaria como la secundaria, siempre que sea cierta
    -respecto a conflictos de interés, en Twitter (@JuanGrvas), Facebook y Linkedin sigo la actualidad
    -por ejemplo, en los últimos días
    Conflictos de interés. No sólo dinero. O no dinero directamente. Conflictos de interés no monetarios. http://theincidentaleconomist.com/wordpress/non-financial-conflicts-of-interest/
    Justifying conflicts of interest in medical journals: a very bad idea. The NEJM an its own business interests. http://www.bmj.com/content/350/bmj.h2942
    -respecto a la pregunta sobre la escasa incidencia de casos de difteria en poblaciones no protegidas, no hay datos, pero es de suponer que incluso bajísimos niveles de anticuerpos antitoxina “no protectores”, protejan algo
    -en todo caso, lo esperable es el resurgir de la difteria, como ha resurgido la tosferina (por baja inmunidad como en la difteria y por cambios en el propio germen, resistente a la vacuna)
    -un saludo
    -juan gérvas

  8. Magnífico y responsable este artículo de Juan Javier Gervás, a quien tanto debemos agradecer por su incansable y tenaz labor tanto investigadora como divulgadora de ciencia y de sentido común.
    Gracias Dr. Gervás

  9. Juan Gérvas says:

    -gracias, Hugo, por el enlace que conozco de primera mano y utilizo para los trabajos científicos
    -gracias también por atribuir a El Mirador la calidad de textos publicados en revistas científicas como el New Englan, The Lancet, British Medical Journal y otras, pero me parece demasiado
    -soy revisor de artículos para el British Medical Journal y por ello, además, interesado en las “normas”
    -desde luego, convienen las fuentes primarias cuando sean mejores que las fuentes secundarias, pero no cabe citar en un texto más allá de las referencias razonables
    -y para los texto tipo difusión, como El Mirador, desde luego, no es esperable que nadie dé tantas referencias como suele ser habitual en mi caso
    -insisto, lo clave es que las citas sean ciertas, pues reiteradamente se demuestra la falsedad de muchas, hasta en un 25%
    -en fin
    -un saludo
    -juan gérvas

  10. Juan Gérvas says:

    -gracias, Juan José
    -intento explicar la actualidad con hechos
    -por ejemplo, la cuestión de Rosario va implícitamente contestada al aclarar que “la epidemia” de difteria la tuvimos en Europa en los países ex-soviéticos, con poblaciones bien vacunas de décadas de comunismo, pero que perdieron toda organización, vacunación infantil, desempleo, hambre, desorganización social y económica
    -es decir, la crisis fue el detonante de “la epidemia de difteria”
    -cabe esperar que el hambre infantil traiga de nuevo la difteria
    -lo dejó bien claro la tesis de McKeown. Mortalidad por infecciosas. La mejor nutrición, más importante que reforma de higiene, vacunas y cuarentenas.
    The McKeown’ thesis. Infectous diseases mortality. Better nutritional status better than sanitary reforms, vaccination, and quarantine.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1447153/
    -en fin
    -un saludo
    -juan gérvas

  11. Francisco says:

    Buen artículo con un excesivo estilo periodístico. Me parece que hay que dejar claro que el Calendario Vacúnalo, no busca enriquecer oscuros intereses sino mejorar la salud de la población y no hacerlo pone en grave riesgo la salud no solo de los que no lo hacen sino de la de sus vecinos y de la población en general.
    La pobreza en tiempos de crisis conlleva un empeoramiento de la salud en general, por una constelación de causas: higiénicas, dietistas y por supuesto la disminución en la práctica de la mejor medicina preventiva: el Calendario Vacunal.

  12. Estoy otalmente de acuerdo contigo. Muy buen articulo, centrado, equilibrado y razonable, ademas con importante aporte de datos. Yo también estoy harto de leer y aguantar estupideces de los actuales torquemada. Charlatanes que les gusta hablar con palabras vacias y engañosas para las personas que no tienen ni idea del tema. Mi mas sincera enhorabuena compañero.
    Un saludo.

  13. David rojas says:

    ¿¿¿En serio???
    ¿dejame preguntar algo?… ¿alguien de aquí NO esta vacunado?
    en 35 años no ha habido un solo caso en España, NI uno solo y ahora que un monton de radiacales lerdos e ignorantes decidieron NO vacunar a un niño ese niño tendra una enfermedad mortal.
    ESO es irresponsabilidad, no es la defensa de una creencia: es asesinato potencial de un niño

  14. jo says:

    de primeras lo suyo es no faltar al respeto ni insultar a nadie porque no tenga las mismas ideas que uno mismo… y luego cada cual ya puede dar su opinion con respeto criterio y rigor.

  15. Intolerable says:

    El Dr. Gervas dice:

    “Lo dejó bien claro la tesis de McKeown. Mortalidad por infecciosas. La mejor nutrición, más importante que reforma de higiene, vacunas y cuarentenas.”

    Y en el articulo que cita, en su primer párrafo dicen:

    “His work generated considerable controversy in the 1970s and 1980s, and it continues to stimulate support, criticism, and commentary to the present day, in spite of his conclusions’ having been largely discredited by subsequent research. ”

    Traduccion: “Sus conclusiones han sido ampliamente desacreditadas por estudios posteriores”.

    Tiene gracia que quienes abogan por no vacunar, y provocan con ello epidemias, luego se quejen de la histeria colectiva que hará que la gente se vacune más.

    Por cierto, también está documentada la “epidemia de histeria” o eso es otra afirmación subjetiva del autor?

  16. Barcelona says:

    Gracias por el lúcido artículo, realmente es difícil encontrar información creíble que aclare la “”duda vacuna”” o que ayude a ello.
    Se tendría que eatudiar también de dónde surgen los comentarios radicales de cierta parte de la masa, tengo la hipótesis de que debe ser miedo a cuestionar algo que se ofrece como “”verdad verdadera”” , hace no mucho la hija de 1 año de unos amigos ingresada en el hospital por sarampión postvacuna del mismo, a nadie se le ocurrió sacar eso en los periodicos ni masacrar a esos padres por haberle metido el sarampion a su hija que previamente estaba sana.
    Tampoco se le ocurre a nadie señalar””efectos colaterales “” o muertes o complicaciones en personas tratadas bajo””la verdad””. Me parece que una epidemia grave que sufrimos es la de agarrarnos con tal fuerza a las ideas que somos capaces de causar gran dolor en personas sin remordimientos, esto ya tiene varios nombres en la historia..

  17. Juan Gérvas says:

    -gracias por los comenarios, Francisco, Ignacio, David, Moisés, Jo, Intolerable y Barcelona
    -es un ejercicio peligroso el promover el uso racional de las vacunas, con sus ventajas e inconvenientes
    -el debate irracional es parte del problema, y desde luego da alas a la irracionalidad “bilateral” del “todo o nada”, que es absurdo
    -las causas de la difteria con la crisis y la asociación con la falta de nutrición es compleja, y de ahí citar la tesis de McKweon justo con un texto crítico
    -desde luego, el respeto logra respeto, y eso es lo que siempre propugno
    -en fin
    -un saludo
    -juan gérvas

  18. Enfermera- Barcelona says:

    Buenos días, los padres que deciden no vacunar de alguna o de todas las vacunas que se ofrecen tienen un gran amor por sus hijos, y se cuestionan todo lo relacionado con la salud de sus hijos para ofrecerles lo mejor. Soy enfermera y veo como funciona el sistema,veo como cada día vienen los visitadores médicos con el consiguiente uff¡¡ yo me escapo a ver si no me ven, comentario de algún médico por la presión que reciben. Por que tenemos que recibir la formación de mejora profesional de los laboratorios? Por que no hay un grupo asesor sin COI que nos informe de los pros y contras en este caso de las vacunas. Por otro lado el término “antivacunas” no es correcto, son personas que se preocupan por el bien común, que promueven la libertad de decidir sobre la vacunación . No sería mejor sentarse todos juntos y consensuar?.
    Saludos

  19. Juan says:

    Sí, la verdad es que hace gracia como los pediatras abogan siempre por vacunar, que no lo hacen ellos, lo hace la enfermera de turno, mientras que otros profesionales de la salud dicen “Yo a mi esa mierda no me la meten ni aunque venga un guardia civil”, más menos cito textualmente lo que le decía mi oftalmologa a una colega, cuando la otra le vino diciendo si ella pensaba vacunarse de la gripe A, que por lo visto decían que para los profesionales de la salud era obligatorio, y que a ella no le hacía nada de gracia…

    En efecto, hay profesionales de la salud que al menos para ellos mismo rehuyen las vacunas. Por otro lado, me hace muchísima gracia los medicuchos que salen por la televisión, que piensan que con soltar a los 4 vientos que ellos son médicos titulados, el resto ha de seguirles como recua descerebrada.

    Mire usted señor, médico, será usted todo lo médico que sea, pero ni usted lo sabe todo, más bien sabe los que otros quieren que usted sepa, ni su opinión va a misa, ni tache a los padres que se niegan a vacunar a sus hijos de irresponsables, casi miembros de una secta, la secta antivacunas.

    Esto no es una moda, lo que ocurre es que ahora por fortuna hay más información, y unos padres no se levantan de la cama un día y deciden que no vacunarán a sus hijos como dan ustedes a entender, que son unos hippies tipo los de california, que según ustedes es de donde viene esa moda. Todas esas argumentaciones le desacreditan totalmente. Además un médico que me tiene a mi que decir, si todavía me dijera que es un investigador independiente que ha investigado tanto años los efectos de las vacunas, entonces podría darle un cierto crédito, pero simplemente con el argumento de soy médico y lo sé todo no me vale.

    Por cierto, yo vacuné a mi hija y le dio una diarrea muy fuerte con dos meses, y no se le quitó hasta dos semanas pasada la vacuna. Le dije a la pediatra por supuesto, que la vacuna le había producido una gran diarrea verdosa, y me dijo que no era debido a la vacuna. Obviamente le dije que si la deposición posvacunal fue de diarrea, claramente se lo había producido la vacuna blanco y en botella, y me dijo que no.

    Miré el prospecto de la vacuna y mira tú por donde vi que en niños menores de un año o algo así no recuerdo podía provocar diarreas. Vamos que no tienen ni idea ni de lo que ponen, obviamente no la he puesto ninguna más, porque sé que como le suceda algo más grave, empezando por la pediatra, me van a decir que no es de la vacuna y ahí me la den todas.

  20. Eduardo Setti says:

    Excelente artículo. Gracias por la información.

Deja un comentario