Tecnología e Investigación desde épocas precoces en el embarazo

La Fundación Jiménez Díaz incorpora un análisis de sangre que estudia el ADN fetal

— Madrid 28 Mar, 2017 - 2:16 pm

El Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz-Grupo Quirónsalud de Madrid acaba de incorporar el test de diagnóstico prenatal no invasivo de aneuploidías (DPNI), que consiste, mediante un análisis de sangre, en el estudio de fragmentos del ADN fetal presentes en la sangre materna desde épocas precoces en el embarazo.

El jefe del Departamento de Obstetricia y Ginecología de este centro sanitario de la capital de España, el doctor Manuel Albi, asegura que el test, que se incorporó al mismo tiempo en otros tres centros de la red pública sanitaria de la Comunidad de Madrid -el Rey Juan Carlos de Móstoles, el General de Villalba y el Infanta Elena de Valdemoro-, “supone un gran avance en la oferta asistencial relativa al diagnóstico prenatal”.

Además, Manuel Albi detalla que esta prueba se puede realizar a partir de las 10 semanas de gestación y “está indicada en aquellas gestantes en las que el resultado del test de cribado combinado de síndrome de Down del primer trimestre ha sido de riesgo elevado o intermedio”. De ahí que, en la actualidad, su uso “debe de ser considerado únicamente de utilidad para el cribado de las trisomías más prevalentes: 21, 13 y 18”, añade.

Gracias a este test no invasivo, prosigue el ginecólogo, “se consigue una capacidad diagnóstica algo superior al 99 por ciento con tan sólo un 1 por ciento de falsos positivos. Esto supondrá una importante reducción en el número de pruebas invasivas (biopsia corial, amniocentesis) que siempre conllevan un riesgo para el feto”.

No es una prueba diagnóstica

Desde la Fundación Jiménez Díaz apuntan que se trata de una prueba de cribado, es decir, no es una prueba diagnóstica invasiva como sucede con la amniocentesis y la biopsia corial.  En este sentido, Albi aclara que “sólo tiene utilidad dentro de una estrategia de selección de riesgos tras el cribado combinado” y añade que “un test en sangre materna positivo requiere siempre una prueba invasiva confirmatoria. En ocasiones el número de fragmentos de ADN fetal en sangre materna es bajo y el resultado no es válido. A veces ocurre, sobre todo en mujeres obesas”.