Punto de vista la solución al problema, vinculada a la rapidez de su ejecución

Diagnóstico precoz frente a la ceguera evitable en enfermedades de la retina y mácula

La solución que se ofrece para las enfermedades más frecuentes asociadas a la retina, la degeneración macular y la retinopatía diabética, precisa de un diagnóstico precoz y de una aplicación prácticamente inmediata.

La visión  es el sentido más valorado y necesario para el ser humano. Por consiguiente, el cuidado de la salud visual debería ser una prioridad social y sanitaria. En España, entre las enfermedades más frecuentes asociadas a la retina, la principal causa de ceguera en personas de más de 65 años es la degeneración macular asociada a la edad (conocida como DMAE), mientras que en personas jóvenes lo es la afectación  ocular por la diabetes (retinopatía diabética). En ambos casos, el diagnóstico y tratamiento precoz conseguiría  reducir drásticamente el riesgo de ceguera.

Podemos mantener y mejorar la visión de estos pacientes en la inmensa mayoría  de casos gracias a la administración de inyecciones intravítreas de medicamentos antiangiogénicos

Actualmente, podemos mantener y mejorar la visión de estos pacientes en la inmensa mayoría  de casos gracias a la administración de inyecciones intravítreas de medicamentos antiangiogénicos. No obstante, la forma en que se usan en la práctica clínica habitual de los hospitales hace que no se consigan los resultados esperables. Por una parte, los medios y la formación disponibles en la actualidad no siempre son propicios para poder desarrollar la actividad asistencial necesaria para estos pacientes. Junto con ello, el enorme aumento en el número de visitas y tratamiento requeridos, derivado de la alta frecuencia de ambas enfermedades, hacen que no puedan ser asumidos correctamente. En consecuencia, el seguimiento y tratamiento son poco eficientes para los pacientes con DMAE y retinopatía diabética.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico correcto de la enfermedad es determinante en el pronóstico. Para ello la correcta interpretación de las pruebas de imagen por un experto es necesaria, pudiendo ser comparable a especialidades como radiología. Igualmente, el inicio del tratamiento es fundamental para evitar la ceguera secundaria a DMAE o retinopatía  diabética, así como en otras enfermedades de la mácula; y posteriormente, el mantenimiento adecuado del tratamiento permite optimizar el resultado visual. Desde nuestra Unidad de Retina y Mácula hemos innovado ofreciendo distintas alternativas de tratamiento a nuestros pacientes, con posibilidad de financiación personalizada, adaptando el tipo y frecuencia de las inyecciones intravítreas para cada caso individualmente. Y, por supuesto, sin listas de espera y sin largas demoras en la consulta ni en la administración de los tratamientos.

Roberto Gallego Pinazo

Oftalmólogo especialista de la Unidad de Retina y Mácula de Oftalvist

Deja un comentario