Política y Sociedad

DESDE LA VOCALÍA DE MÉDICOS EN FORMACIÓN DE LA OMC, FERNANDO RIVAS PROYECTA UNA SECCIÓN SINDICAL PARA DAR VOZ A LOS MIR EN EL ÁMBITO LABORAL

Fernando Rivas

Fernando Rivas

Acta Sanitaria.– Lleva poco tiempo al frente de esta Vocalía, ¿Cuáles son su objetivos?

Fernando Rivas. El objetivo principal es relanzar la Vocalía de Médicos en Formación, para lo cual espero contar, no sólo con las Vocalías provinciales, sino con los estudiantes y las organizaciones de residentes. La comunicación es el primer pilar para que tome repercusión lo que hacemos y ser un altavoz de nuestras reivindicaciones, que se sepa que somos un colectivo vivo. Es fundamental también la relación con otras organizaciones, como son las sociedades científicas, los sindicatos y las Administraciones. Por otro lado, se van a impulsar jornadas y proyectos garantes de la profesión, que promuevan la formación y la ética, entre otros aspectos.

A.S.– Precisamente, el mes pasado celebraron la primera jornada de Médicos Residentes en el seno de la OMC

F.R. Sí, fue muy interesante. Invité a los representantes con lo que tengo contacto como son Alejandro Prada, de Amircan, quien más ha reivindicado en los últimos tiempos las necesidades de los MIR, y también vinieron dos representantes de Aemir. Me hubiera gustado que vinieran más organizaciones pero bueno, también acudieron residentes de a pie y todos participamos en la elaboración de un documento que ha sido asumido como propio por la OMC. Los Colegios han avanzado y trabajamos por la gente. Mi propósito es muy sencillo: ahora estamos pocos residentes organizados, así que, intentemos relanzar el colectivo. La que siempre ha estado ahí es la Organización Médica Colegial, la representante del colectivo médico.

A.S.– ¿Qué le parecen las críticas sobre su supuesto interés de quitar protagonismo a las organizaciones de residentes?

F.R. No hay que pensar en una mano oscura. El desacuerdo podría venir por el hecho de que varias organizaciones no estuvieron presentes en la jornada y lo leyeron en algunos medios, por lo que mis declaraciones pudieron desvirtuarse. Mi idea no es que las organizaciones de residentes desaparezcan si no que, dado que hay pocas y que existe una Vocalía que nos une, quiero relanzarla y que aglutine a quienes quieran participar. ¿Por qué gastar esfuerzos y estar refundando asociaciones? Éstas han funcionado muy bien pero, cuando ha concluido la etapa MIR de sus representantes, han desaparecido. No es destruir ni sobreponerse, sino juntarnos y mantenernos unidos por una línea común. Es la mejor salida y espero que los residentes se unan a la causa. No obstante, hay campos a los que no llegamos, como es el tema laboral.


Fernando Rivas (segundo por la izquierda), durante su toma de posesión


A.S.– ¿No tocarán, por tanto, este aspecto?

F.R. Es un tema que les corresponde a los sindicatos pero quizás ahí tengamos que hacer acuerdos. Estamos viendo cómo crear una sección sindical que también de voz a los residentes en este ámbito. Los participantes en la jornada estuvieron de acuerdo en ello.

A.S.– ¿Cuáles son los principales problemas de los MIR?

F.R. Hay dos campos principales: el laboral y el de la concienciación de los derechos y deberes de los MIR. Existen grandes diferencias salariales entre Comunidades Autónomas. A esto se une que a veces pecamos de trabajar de más, haciendo guardias o jornadas de trabajo muy extensas para impresionar a los tutores o al resto de profesionales del Servicio. Por otro lado, todavía no está implantado el Decreto MIR, algo que sólo ha sucedido en Castilla y León. Sólo está en fase de Borrador en Aragón, Extremadura y Murcia. Debería haberse aprobado en el resto hace un año y no se hizo. Es algo muy triste.

A.S.– ¿Qué hay que hacer para que los médicos jóvenes no se vayan al extranjero?

F.R.– Tenemos muchos ejemplos de incentivación para que no se vayan y lo que está pasando es que les pedimos que se queden en España con trabajos precarios. Es fundamental un registro de especialistas para saber dónde están, dónde faltan y dónde sobran. Así se podrán tomar medidas.

A.S.– Y en el caso opuesto, el del exceso de médicos extracomunitarios en España, ¿le parece que restan posibilidades a los de aquí?

F.R. No veo mal el aumento de extracomunitarios, dado que no han venido a quitarnos nada. El problema no residen tanto en el número de extranjeros, sino en la homologación de títulos. Queremos que se revisen bien los criterios de los visados de estudios y saber cómo se dan. Pedimos transparencia. Por otro lado, he analizado muchos datos del MIR y a ello me ha ayudado la web Gangasmir, del entrañable José María Romeo, donde se observa que, por ejemplo, en Guadalajara, de 39 plazas, sólo ocho han sido seleccionadas por españoles, no porque no pudieran, si no, porque igual no las querían. Hay un problema de incentivación a los médicos españoles. Otro ejemplo es el caso de Castilla-La Mancha, una de las Comunidades que mejor trata a los residentes y que, sin embargo, no ha sido la más elegida. Por otro lado, hay que reivindicar una defensa del pregado, que los alumnos que se formen puedan entrar al MIR. El problema será formar en la universidad a más alumnos que plazas existen.

A.S.– ¿Qué le parece la gestión del Ministerio con la Troncalidad?

F.R. El Ministerio empezó haciéndolo a su manera, sin integrar a los colectivos implicados. Digamos que empezó la casa por el tejado. Por suerte, gracias a la presión de organizaciones como la OMC, el Foro de la Profesión, los propios estudiantes, ha habido un cambio. Estamos en negociaciones con José Antonio López Blanco (subdirector de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad).

Arantxa Mirón Millán

Deja un comentario