Apunte del día Apunte del día

Sobre el cinismo político del copago farmacéutico

En un alarde de cinismo político, cuatro días después de que el Gobierno presidido por Mariano Rajoy (PP) hubiera aprobado subir un 0,25% las pensiones de los jubilados, se les anuncia, a través de su ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, que les van a incrementar el precio de los medicamentos que reciben, por prescripción médica, del Sistema Nacional de Salud (SNS).

De nuevo, al igual que ocurriera con Ana Mato, se utiliza la incompetencia de Dolors Montserrat para anunciar, como medida social, la puesta en marcha de recortes en la prestación farmacéutica pública a los principales usuarios de la misma, los ancianos.  Lo malo es que se disfraza de medida social, pues se presenta como un mayor impuesto para los que reciben mejores pensiones, aunque se ignora tal principio social en el caso de los activos en precario.

Aunque el establecimiento del copago responde a la idea de que, por tal medio, mejorará el uso de la prestación afectada, la realidad es que, con carácter general, la medida disuade de recurrir a ella a quienes tienen menos recursos y que, posiblemente, son los que más la necesitan. Con lo que a éstos se aplica la doctrina que difundió la diputada del PP Andrea Fabra desde su escaño parlamentario: “¡Que se jodan!” Se diría que es la máxima a aplicar ahora por la ministra Montserrat.

Además de perseguir una supuesta racionalidad en el uso de la prestación, que no depende del paciente sino de quien le atiende, el copago tiene un fin recaudador, con lo que, de nuevo, se está engañando a los ciudadanos, al pretender dar la impresión de que van a pagar quienes más tienen. Y sería así si se tratara de política fiscal y no asistencial. Pero con lo primero no se atreve el gobierno de Rajoy.

Se grava la enfermedad con un impuesto, a ver si de ese modo se acude menos al médico. Lo que puede hacer pensar que, sin tardar, se comience a hablar de establecer un copago por visita al médico. De ese modo, además de disminuir el gasto farmacéutico, decrecerían las listas de espera que tanto afean a los políticos metidos a gestores sanitarios.

Y es que no se buscan soluciones para los problemas, sino estrategias de imagen para aparentar lo que no es. Vamos, puro cinismo.

 

Carlos Nicolás

Director Editorial de Acta Sanitaria

Deja un comentario