Punto de vista

Contra la visión de Juan Gérvas sobre la enfermería

De entre las múltiples reacciones suscitadas por el comentario de Juan Gérvas sobre la enfermería, que publicamos en la edición del lunes 17 de octubre, el Consejo General de Enfermería nos ha remitido la siguiente, firmada por su director general, Rafael Lletget.

En relación con el artículo de opinión firmado por Juan Gérvas en fecha reciente y publicado en ‘Acta Sanitaria’ (17.10.2011), el Consejo General de Enfermería de España quisiera llevar a la conciencia de su autor y de todos sus lectores, su sorpresa ante las opiniones vertidas por el Sr. Gérvas, verdaderamente ofensivas para un sector de la enfermería española y desde luego para la mujer en su conjunto. 

 

Nos llama profundamente la atención constatar el grado de absoluto desconocimiento de la realidad de la práctica profesional enfermera por parte de alguien que dice estar al día en los aspectos asistenciales propios de nuestro Sistema Sanitario. Decir que las enfermeras españolas no atienden pacientes crónicos, ni realizan visita domiciliaria, ni prestan cuidados a las personas ancianas o en estado terminal, cuando son un elemento clave en los equipos de cuidados paliativos no es ni siquiera ofensivo. 

 

Resolver un problema atacando a otros 

 

Es una quimera, eso sí que lo es, pensar que quien opina de este modo sin ningún rigor ni evidencia científica que lo acompañe, pueda seguir contribuyendo a la reflexión en ese medio más allá de lo que podría hacerlo dentro una sección de “indignados” por tener que atender a 40 pacientes diarios. El Sr. Gérvas ha de saber que ese problema no es un problema de las enfermeras y que su indignación no se resuelve atacando a otros que dedican 24 horas al día, durante los 365 días del año, a contribuir a proteger la salud y garantizar la seguridad de los pacientes. 

 

Quizá al Sr. Gérvas le gustaría más el modelo tradicional y ya extinto, basado en la subordinación mediante el cual la enfermera/o trabajaba para el médico y no para el paciente. Pero eso también es ya una “quimera”. 

 

Camino por recorrer 

 

Rafael Lletget AguilarArtículos de este “calado intelectual” son precisamente lo que necesitamos para comprender lo mucho que aún queda por recorrer para alcanzar ese objetivo, contemplado en la propia legislación vigente, del trabajo en equipo multidisciplinar. Un equipo en el que, le guste o no al Sr. Gérvas, tiene que haber enfermeras y en el que, le guste o no al Sr. Gérvas, muchas de ellas ostentarán y ostentan ya niveles de responsabilidad obtenidos gracias a su competencia profesional; esto es, un conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes llevados a cabo de forma ética, autónoma y competente. Y lo llevarán a cabo en el domicilio, en la urgencia extrahospitalaria, en atención especializada o en el despacho de su consulta de enfermería mientras indican y autorizan el uso de un determinado medicamento o producto sanitario al paciente. ¡Faltaría más que la mesa de un despacho fuera de uso exclusivo del Sr. Gérvas!. ¡Quizá se sienta más legitimado a ello por el hecho de ser médico u hombre! 

 

En el artículo que comentamos, como en otros muchos del mismo autor, la tesis está muy poco clara. O al contrario, ¡se evidencia demasiado claramente su pensamiento! 

 

Rafael Lletget Aguilar es director general del Consejo General de Enfermería

 

Acta Sanitaria

Deja un comentario