Punto de vista

Comentarios sobre los informes de las necesidades de médicos especialistas y de profesionales de enfermería en España

image__FADSP_200_64253

La reciente difusión por el Ministerio de Sanidad de los informes sobre los profesionales sanitarios, médicos y enfermos, y su proyección de futuro, ha provocado diversas reacciones, la mayoría de ellas críticas tanto sobre su elaboración como sobre el momento de darlos a conocer. En este análisis, Sergio Fernández Ruiz, de la FADSP, entra en aspectos concretos y se termina reclamando la puesta en marcha urgente de un registro de profesionales sanitarios.

Recientemente el Ministerio de Sanidad ha hecho públicos los informes sobre “Oferta y necesidades de especialistas médicos en España (2010-2025)” e “Informe sobre profesionales de cuidados de enfermería. Oferta – Necesidad (2010-2025)“. Estos informes merecen algunas consideraciones que señalamos a continuación.

  1. Resulta un tanto sorprendente que, ocho años después de la aprobación de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, los registros de profesionales sanitarios sigan sin existir, a pesar de que incluso se aprobó en 2007 un RD por el que se arbitraban subvenciones a las CCAA para implantarlos. Y también que estos documentos tengan que hacer “estimaciones” sobre los profesionales que trabajan en el sector privado, dado que su número real e incluso aproximado se desconoce.

  2. Los informes, aparte de desvelar que no se ha avanzado suficientemente desde las administraciones públicas para el establecimiento de registros profesionales, suponen una fuente de datos importante para conocer la realidad de los profesionales sanitarios (médicos y de enfermería) que trabajan en las administraciones públicas, ya que la fuente de información procede directamente de un cuestionario que ha sido complementado por las CCAA, aunque, como es obvio, el sistema de recogida puede tener algunos sesgos por el probable interés de las CCAA de dar una imagen mejor que la real.

  3. Los datos están situados a 31 de octubre de 2009 y, evidentemente, pueden haber cambiado. En todo caso, estos cambios habrán ido hacia una disminución de la densidad de profesionales (profesionales /1.000 habitantes), ya que la crisis ha hecho que se reduzcan plantillas y la población; aunque en escasa cuantía ha experimentado un crecimiento repartido de manera irregular entre las CCAA. No obstante entendemos que la variación probablemente no habrá sido muy significativa.

  4. A la hora de la evaluación hay que tener en cuenta que no incluyen a los profesionales del sector privado, pero se señala en el informe que, en el caso de los médicos, un 32% ejercía en el sector privado, lo que es una estimación, pero supone una densidad total de 3,45 médicos /1000 habitantes, superior al promedio de la OCDE y situado en lo que la OMS considera alta densidad.

  5. Llama la atención la gran disparidad de la densidad médica en las distintas CCAA dentro del sistema sanitario público. Así, con una densidad en España de 2,32 especialistas/1000 habitantes (excluidos los médicos de familia), ésta oscila entre 1 de Cataluña (probablemente debido a un sector sanitario fuertemente privatizado) y 2,11 en el País Vasco. Una densidad por debajo de 1,75 no parece razonable y es probablemente uno de los motivos que favorece las listas de espera, aunque como es lógico habría que identificar cada especialidad concreta, en las que también existe una dispersión excesivamente acusada y poco justificable por las necesidades de salud de la población.

  6. Otro aspecto importante tiene que ver con la densidad de médicos generales de Atención Primaria (0,8 en España con un rango entre 0,48 en Baleares y 1,26 en Aragón). Una densidad inferior a 1 parece excesivamente baja y, desde luego, que la media este situada en casi 3 veces más médicos de atención especializada que médicos de AP parece muy desproporcionado y cuestiona el papel que se da a la AP en el Sistema Nacional de Salud.

  7. La distribución del personal de enfermería es también muy irregular, tanto en Atención Especializada como en Atención Primaria. En cuanto a la AE, la densidad media es de 3,36 enfermeras y 1,92 auxiliares /1.000 habitantes (rango para enfermeras entre 5,27 en Aragón y 2,27 en Cataluña; en auxiliares el rango esta 3,18 en Aragón y 1,73 en Andalucía). Densidades de enfermeras inferiores a 4 y de auxiliares menores de 2 parecen realmente inapropiadas.

  8. En Atención Primaria la densidad de enfermeras es de 0,84 (entre 1,35 en Castilla y León y 0,62 en Andalucía) y la de auxiliares de 0,12 (entre 0,18 en Valencia y 0 en Navarra). La densidad general es baja, especialmente de enfermeras, que no parece razonable se sitúe en cifras inferiores a 1.

  9. Otro aspecto a reseñar es que ambos informes vienen a corroborar lo que ya se ha señalado repetidas veces desde la FADSP. En España hay una densidad de médicos razonable (por encima de la media de la OCDE y la UE) y baja de enfermería (muy por debajo), siendo necesario un incremento muy notable de los profesionales de enfermería.

Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, FADSPEn resumen, los informes aportan datos interesantes aunque incompletos (la ausencia de datos del sector privado es una limitación importante) y revelan una gran disparidad en la densidad de profesionales médicos y de enfermería en las distintas CCAA que es muy preocupante y condiciona la calidad de las prestaciones asistenciales. Es urgente la puesta en funcionamiento, por parte de las administraciones sanitarias, de un registro de las profesiones sanitarias y el establecimiento de un sistema de formación troncal de los especialistas médicos, así como el asegurar una dotación suficiente de profesionales para poder atender adecuadamente las demandas asistenciales de la población y mejorar la eficacia y eficiencia del Sistema Nacional de Salud.

 

Sergio Fernández Ruiz es miembro de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, FADSP.

 

Acta Sanitaria

Deja un comentario