El mirador

Cincuenta por ciento

A la espera de que, como consecuencia de las elecciones generales, se produzca un relevo al frente del Ministerio de Sanidad, el comentarista pasa de soslayo sobre la similitud en el modo de hacer de sus titulares, mujeres y hombres, para terminar deteniéndose en lo que está sucediendo con la mayor presencia de las enfermeras en el sistema asistencial.

Juan Gervas
Juan Gervas

Los mamíferos son animales vertebrados, placentarios (excepto los monotremas y marsupiales), homeotermos, peludos, de reproducción sexual, amamantan a sus crías, tienen un hueso único por mandíbula y tres huesecillos en el oído medio (martillo, yunque y estribo, excepto los monotremas que conservan el oído reptiliano) y proceden de un tronco común de unos 200 millones de años de antigüedad.

El conservar la temperatura y tener pelo permitió la evolución en regiones frías, y en horas nocturnas. La gestación interna y la alimentación de la leche materna permitió mayor movilidad a las hembras y mejoró la supervivencia de los mamíferos.

Los humanos somos mamíferos, con machos y hembras que se reparten aproximadamente al 50%. De hecho, nacen más varones y por ello predominan en la infancia. Como los varones duran menos, en la ancianidad predominan las mujeres.

Como especie tenemos 46 cromosomas, en 22 pares autosómicos y 1 par sexual, XX en las mujeres y XY en los varones. En total transportamos unos 20.000 genes que permiten expresar la rica variabilidad humana, hasta el punto de que no hay individuos iguales.

Los machos y hembras humanos son muy distintos, hay un gran dimorfismo sexual. En parte se debe a que los genitales son externos en los machos, e internos en las hembras, y a que estas portan unas desarrolladas mamas. En parte se debe a la diferencia de tamaño corporal, mayor el de los machos como en casi todos los mamíferos.

Las mujeres tienen XX por pareja de cromosomas sexuales. Una X del padre y una X de la madre. Al azar, cada célula del cuerpo de la mujer expresa el X de la madre, o el X del padre. Por ello la mujer es lo que genéticamente llamamos quimera.

Las feminoides (no feministas, que estas son inteligentes) dicen que el día que las mujeres gobiernen el mundo será diferente (en el sentido de mejor). Quizá, pero los hechos refutan tal teoría, pues es sólo una quimera.

En el Ministerio de Sanidad, sin dimorfismo político ni gestor

Por ejemplo, en España hemos tenido Ministros de Sanidad machos y hembras, con gran dimorfismo sexual, como era de esperar. Pero en su trabajo político poco hay que reseñar de diferente, poco dimorfismo político y menos dimorfismo gestor.

Desde 1977 en que se fundó el Ministerio hemos tenido 16 Ministros, de ellos 6 mujeres. Ha habido disparates para todos los gustos, desde bacilos que se caían al suelo y se mataban hasta huesos que había que cocer y tomar en caldo. Sin olvidar las pulseras mágicas, o el despilfarro enloquecedor en las crisis, bien la del envenenamiento con el aceite de colza, bien con la pandemia de pánico con la gripe A.

A recordar, claro, las máquinas de las pegatinas, antecedente del despilfarro de historias clínicas electrónicas autonómicas, incompatibles entre sí a propósito. Tan a propósito como las definiciones de gripe y los calendarios de vacunación, también autonómicos. Pues dimorfismo político y de gestión poco, pero dimorfismo autonómico, todo.

Todos los Ministros han seleccionado a Directores Generales de Farmacia que han tenido la habilidad de utilizar la puerta giratoria para trabajar a continuación en la industria farmacéutica, su vocación natural. Hay alguna excepción, como Félix Lobo, para dejarlo claro.

Todos los Ministros han dejado para mañana la regulación de la eutanasia, por ejemplo.

Todos los Ministros se han rendido ante el lobby alcoholero, y han sido incapaces de sacar una Ley anti-alcohol (y a una Ministra le costó el cargo su empeño en poner lógica en este campo de las drogas).

En el Plan Nacional sobre Drogas tampoco ha habido mucho lustre, desde la fundación en el Ministerio de Justicia (con Baltasar Garzón de encargado) al paso por el Ministerio del Interior, y ahora en Sanidad, con una responsable nombrada por cojones por una Ministra que quiso ignorar que su amiga no era ni licenciada, ni funcionaria experta en la cuestión. Entre mujeres anda el juego.

Eso sí, todos los Ministros apuestan por la cohesión, calidad y sostenibilidad del sistema. Daría risa si no hiciera llorar. Pura quimera.

Ministros de Sanidad machos y hembras que parlotean mucho, miran de soslayo, despilfarran, amenazan y se van. A cobrar la pensión, y a cruzar la puerta giratoria siempre que convenga.

Mientras los Ministros de Sanidad están a lo propio, la Comisión del Congreso agita las aguas que les asignan los lobbys y van a lo suyo. Desde la vacuna contra el virus del papiloma a la osteoporosis y la salud hormonal de las menopaúsicas. Todo en clave de negocio. Todo en contra de los mejores intereses de la población y de los enfermos.

Ministros de Sanidad machos y hembras con dimorfismo sexual, pero escaso dimorfismo político y gestor.

Mujeres en el Gobierno

Hay que lograr mujeres en el Gobierno, pero para gobernar, no para hacerse una foto para Vogue (que debe ser la biblia para estas gobernantes fotografiadas).

Ha habido y hay mujeres en los Gobiernos del mundo, bien como Jefe de Estado, bien como Primer Ministro. Como era de esperar, su rendimiento es parecido al de los varones en los mismos lugares. En la actualidad podemos valorar, por ejemplo, el trabajo de Cristina Fernández (Argentina, Jefe de Estado) y de Ángela Merkel (Alemania, Primer Ministro). No se diferencia en mucho del trabajo de los gobernantes varones.

Por desgracia, la aspiración feminoide de un mejor gobierno público con mujeres de dirigentes es sólo eso, una aspiración, una quimera.

Es cierto que los hombres somos más brutos que las mujeres, y que nuestra violencia es más vistosa. Así, los crímenes varoniles se ven mucho, todo lleno de sangre, mientras los de las mujeres se certifican en paz y con tranquilidad (querido, ha dicho el médico que tomes un poquito más de tu medicina para el corazón…). Por ello las mujeres consiguen una Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género que las protege a ellas solas. Una Ley que no es de género, pues no existe un solo género.

Para ver a las mujeres gobernar sólo hay que recordar a una dirigente como Margaret Tatcher (Reino Unido), acompañada al otro lado del Atlántico por un varón, semejante en brutalidad, Ronald Reagan (EEUU). Ambos están en el origen de esta crisis que nos asola, con sus teorías de extrema derecha de que la sociedad no existe, sólo existen los individuos y las familias, o de que cada regulación es una restricción a la libertad. Sin regulación, sin restricciones, con el mercado autorregulándose, al final le ha tocado a la sociedad destinar billones de euros para lograr un mínimo de función, a costa de daños colaterales como los de Grecia y otros países.

Las enfermeras se reclaman el 50% de la fuerza laboral sanitaria y se sienten discriminadas. Lo son, lamentablemente.

Pero ante problemas como el de Leganés (el de la falsa denuncia, el caso del Consejero de Sanidad de Madrid, Manuel Lamela, de 2005, de eutanasia masiva en urgencias del Hospital Severo Ochoa), se quitan de en medio, pues sólo cumplimos las órdenes de los médicos.

Les gustan las quimeras, tipo los protocolos y las guías, los pacientes sanos y jóvenes, y la prevención como bien demostró Cristina Pérez en su clásico trabajo cualitativo. Es decir, no les gusta lo que la sociedad y los pacientes precisan, enfermeras que trabajen con viejos, enfermos y crónicos, sobre todo a domicilio. De hecho, las hay que se transforman en enfer-mesas, por el placer que les reporta trabajar en el despacho. Trabajan lejos de los problemas de los pacientes y de los médicos (en muchos centros de salud las enfermeras atienden a medias de 10 pacientes por día, contra 40 los médicos, ¿a cuánto sale cada acto enfermero?).

El sistema sanitario precisa enfermeras. La población y los pacientes también. Pero enfermeras, no enfer-mesas.

Juan Gérvas (jgervasc@meditex.es) es Médico General y promotor del Equipo CESCA (www.equipocesca.org)

 

Acta Sanitaria

Deja un comentario