Política y Sociedad

CESM no descarta una huelga de médicos, sin UGT ni CCOO

Patricio Martínez

Patricio Martínez

El Comité Ejecutivo de la CESM, que se reunió apenas 24 horas después de las concentraciones convocadas ante los centros asistenciales para dejar clara constancia de la disconformidad con los recortes salariales impuestos por el Gobierno, constató que no va a quedarse de brazos cruzados e, incluso, no descarta una huelga si así lo pide la profesión. El criterio de la dirección es que hay sobrados motivos para planteárselo así. Y no se alude únicamente, con ser de por si una gran injusticia, al recorte en los salarios, que puede acabar suponiendo una pérdida de unos 600 euros al mes en la nómina de los médicos. Tan preocupante como eso le parece que se haya creado un clima de incertidumbre que puede acabar afectando al buen funcionamiento del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Atenta a los acontecimientos

En consecuencia, CESM va a seguir de cerca los acontecimientos, consciente además de que el maltrato económico a los profesionales sanitarios en general, y a los médicos en concreto, podría ir a peor en los próximos meses. “No es sólo que en julio suba el IVA para todos los consumidores y eso también nos afecte. Es que después del verano comenzará la negociación de los presupuestos generales del Estado para el próximo año, y puede existir la tentación de seguir apretando las tuercas a los trabajadores y profesionales, mediante el incremento gradual del IRPF o alguna otra fórmula de progresividad fiscal”, explicó el Secretario General de la CESM, Patricio Martínez.

En resumen, CEMS se compromete a seguir atenta la evolución del actual estado de cosas, y da garantías a sus afiliados y simpatizantes de que está a su disposición para convertirse en punta de lanza de cuantas acciones se deseen emprender.

Ajena a UGT y CCOO

En relación con el paro de empleados públicos convocado para el día 8 de junio por los sindicatos CSI.F, UGT y CCOO, la decisión de la organización médica ha sido ratificarse en su voluntad de no participar en ella, aun cuando entenderá, por supuesto, que algunos facultativos se sumen a ella a título individual.

CESM aduce dos motivos para mantenerse al margen. Lo explica así Martínez: “Los sindicatos de clase han defendido que al médico se le castigue doblemente, primero por ser trabajadores públicos y luego por tener unas nóminas ligeramente superiores al resto. Por otro lado, no se puede olvidar su relación con el Gobierno. Durante estos años han sido responsables de estar tapando la situación, y ahora vemos las consecuencias”.

Deja un comentario