Tecnología e Investigación A través de una investigación

El Centro de Investigaciones Oncológicas halla un mecanismo que protege frente al glioblastoma

cnio
— Madrid 18 Dic, 2017 - 6:52 pm

Un grupo de científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha identificado la proteína RanBP6 como nuevo regulador del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) que favorece el desarrollo del glioblastoma al estimular la expresión de EFGR.

A su vez, esta institución científica destaca que “la reconstitución de RanBP6 frenó el crecimiento del tumor en modelos de ratón en los que se habían implantado líneas celulares humanas que carecían de esta proteína”. En este contexto, los autores de este estudio señalan que dichos hallazgos podrían tener “implicaciones clínicas importantes”.

Según los datos consultados por el CNIO, los tumores cerebrales malignos representan alrededor del 3 por ciento de los casos de cáncer y cada año se diagnostican unos 100.000 nuevos en el mundo. El glioblastoma es el tumor más frecuente y más letal del sistema nervioso central en adultos.

Inhibidor de la expresión EGFR

Por su parte, el principal autor de esta investigación, el doctor Massimo Squatrito, resalta que su trabajo “muestra por primera vez que la molécula STAT3 es un inhibidor directo de la expresión de EGFR”. En esta línea, añade que “esto tiene implicaciones clínicas importantes, ya que actualmente se está investigando con inhibidores de STAT3 para el tratamiento del glioblastoma y otros tumores y la inhibición de STAT3 podría causar un efecto indeseado, la activación de EGFR”.

A su vez, la investigadora del CNIO, la doctora Bárbara Oldrini, apunta que “estos resultados proporcionan un ejemplo de desregulación de EGFR en cáncer a partir de la alteración de los componentes de su vía de importación nuclear”. De esta forma, asegura que se identificó “un nuevo vínculo entre esta vía y otras vías de señalización claves en cáncer, lo cual invita a realizar un estudio más profundo ahora que los inhibidores de transportadores nucleares se están probando como posibles tratamientos oncológicos”.

Este trabajo fue financiado por las fundaciones Seve Ballesteros, Sontag, la de Investigación del Cáncer Geoffrey Beene Cycle of Survival, la Sociedad de Tumores Cerebrales de Estados Unidos, los Institutos Nacionales de Salud de este mismo país (NIH) y su Departamento de Defensa.

Deja un comentario