El mirador El Mirador

Carta desde ‘La Flor Viva’, residencia de ancianos

Juan Gérvas

En esta ocasión, el comentarista vuelve a recurrir al género epistolar para ofrecer la visión ficticia que, en opinión de algunos, sólo es superada por la realidad.

Querido hijo:
Te entregará esta carta Daniel, ya lo conoces. Siempre caballeroso, siempre servicial, siempre buen amigo.
Yo habré muerto tres meses antes.
Este es el acuerdo con Daniel, que te haga llegar la carta en mano.
Daniel y yo somos miembros de “Dulces”.
¿No te he hablado nunca de “Dulces”?
No te he hablado de muchas cosas de este maldito asilo de viejos. Perdón, de esta maldita residencia de ancianos (para ser políticamente correcta y hablar como a ti te gusta).
El asilo tiene capacidad para 100 “residentes”. Ya sabes que nunca está lleno, entre otras cosas por lo rápido que se “vacía”. Es decir, por las muchas muertes.
Los de “Dulces” llevábamos la estadística de muertes en el asilo y al cabo del año mueren unos 25 viejos. Mueren más en invierno, durante la temporada de gripe, con otro pico en verano si hay ola de calor.
¿Te parece mucho el 25% de letalidad? Y hablo de letalidad porque estar en el asilo es una enfermedad. Las residencias de ancianos enferman a los viejos, les inyectan la toxicidad de su ambiente patológico (en el sentido de anormal). ¿Tú crees que a lo largo de la Historia alguna tribu o algún grupo humano civilizado ha concentrado a los viejos en una casa para esperar a que mueran? ¿Tú crees que alguien con algo de humanidad enterraría vivos a los ancianos? ¿Tú crees que el premio a los desvelos de la crianza sea este abandono en un infierno?
Estar en el asilo es adquirir una enfermedad de enorme gravedad, una “asilitis” de pronóstico fatal. No tiene cura. Del asilo no hay quien escape vivo. Pero los de “Dulces” al menos elegimos el momento de morir.
He pasado tres años en el asilo. Han sido horribles.
Sobre todo al principio, con la rabia de saber la jugada que habías organizado con la víbora de tu mujer (para vender el piso, después de morir tu padre, un calzonazos).
Daniel me ayudó a ver las cosas con claridad y a tener una esperanza de liberación. Daniel es el líder en “Dulces”, además de una bellísima persona. En sus mejores momentos hemos sido hasta diez los miembros de “Dulces”, pero ahora sólo quedamos Daniel y yo.
No todo es tan malo si tienes algo que hacer y si hay un final previsible.
Consuela y retrasa el daño de la “asilitis” el observar y anotar las terribles anécdotas del día a día. Los de “Dulces” hemos sido un poco antropólogos que examinábamos bajo a la lupa a los especímenes humanos de esta prisión.
Hemos sido antropólogos y verdugos, al tiempo.
Para que te hagas una idea, dos de mis anotaciones:
“Esa mañana, a las siete, el baño empezó por Ana. Estaba totalmente demenciada, la subieron en la grúa, se cagó y abrieron la ventana, por el olor (la temperatura exterior era de cero grados). Llamaron por teléfono a la auxiliar que la limpiaba. Atendió la llamada y salió al pasillo a hablar. Ana estuvo desnuda y colgada en la grúa, expuesta el frío durante quince minutos. Ana empezó por la tarde con fiebre. Dijeron que tenía infección urinaria. La llevaron al hospital al día siguiente, cuando amaneció postrada. Murió. Dijeron que de la infección urinaria. Nos enteramos de la verdadera causa: neumonía”.
“Es imposible que dejen bien las puertas (abiertas o cerradas del todo). Así que Pedro se topó el otro día con una puerta a medio cerrar. Pedro es ciego y un encanto. Pedro se cayó y se rompió la cadera. Estuvo un mes en el hospital. Ha vuelto con escaras horribles, y demenciado”.
Las notas se las pasábamos a Daniel, y las íbamos completando entre todos. Cada día nos reuníamos a media mañana para compartir los hallazgos y para tomar decisiones que ayudaran a evitar tanto daño.
Por ejemplo, logramos que echaran a la auxiliar que atendió a Ana aquel día. Le pusimos una trampa con dinero. En mi habitación. Sabía que no podría resistirlo y marcamos el billete. Cuando la denuncié a la directora, lo primero fue recriminarme a mí por tener dinero en la habitación, pero lo segundo fue requerir a la auxiliar, que muy ufana enseño los dos billetes que tenía de 20 euros, que “son míos”, dijo. Pero en uno de ellos había escrito yo mi nombre (ya sabes, con mi pequeña letra, casi como una cagada de mosca).
Las puertas semi-abiertas (o semi-cerradas, ya sé que a ti te encanta este tipo de discusión, que a mí me desquicia) fue sobre todo manía de una limpiadora. Tras la vuelta de Pedro del hospital decidimos que era hora de actuar. Los de “Dulces” rodeamos un día a la limpiadora mientras pasaba la fregona en el pasillo y una compañera le dio un fuerte empujón. Al caer se agarró al quicio de la puerta. Daniel cerró de un golpe la maldita puerta. Le rompió dos dedos de la mano derecha. Vio tales miradas de odio en los que la rodeábamos que se aterrorizó, no denunció nada y se dio de baja para no volver a aparecer nunca jamás.
Aquí es muy fácil robar psicofármacos. De hecho, tenemos un verdadero “polvorín” con el que podríamos envenenar a Madrid entero. A los viejos nos sienta fenomenal no tomar los medicamentos con los que pretenden atontarnos, ya sabes, los neurolépticos, anti-depresivos, tranquilizantes, somníferos, para el Alzheimer (donepezilo, memantina y otros) y demás.
Lo tenemos comprobado, los viejos mejoramos al dejar los medicamentos psiquiátricos. Eso sí, nos volvemos más “traviesos” e incontrolables. También dejamos de hacernos las necesidades encima. La sala de televisión deja de ser una jaula de zombis para ser una de grillos. Es una alegría. Y no huele a mierda.
Los psicofármacos robados han sido nuestra salvación. Es fácil morir. Cuando un miembro de “Dulces” decidía acabar, había un arsenal de píldoras, cápsulas y gotas para tomar.
Nadie se preocupa de la causa de muerte. Aquí, ya se sabe, todos estamos condenados a morir. Es lo normal, por la “asilitis”.
Teníamos precaución, no obstante, y nunca acumulamos muchos muertos. Como máximo, uno al trimestre. Si dos miembros expresaban al tiempo su deseo procurábamos que hubiera paz y tranquilidad, y dar prioridad al que peor lo estuviera pasando.
Te puedes imaginar que este mundo es secreto. Te lo cuento porque de “Dulces” sólo quedamos Daniel y yo. Daniel se irá el día que te entregue esta carta. Sé buen hijo por una vez y no cuentes nada. En todo caso, nadie te creerá, y no hay rastros (todos los de “Dulces” pedimos ser incinerados). Sólo los restos que queden en el cuerpo de Daniel.
Has sido un mal hijo, pero no te tengo rencor. Me echaste de casa aprovechando que tu padre insistió en donártela en vida. Quizá deberíamos haber tenido más hijos, pero de nuevo tu padre se negó.
Por aquí has venido sólo en las ocasiones imprescindibles. Y nunca has estado dispuesto a oír relatos horribles, el terror en que vivimos los viejos en los asilos los ancianos.
“¿Todo bien, mamá?”. “Todo bien, hijo”.
“Cuídate, mamá”. “Me cuidaré mucho, hijo”.
“Ya sabes que te echamos mucho de menos, mamá”. “Lo sé, hijo. Yo también os echo mucho de menos”.
“No puedo venir más, cada vez tengo más compromisos”. “Claro, hijo, es muy importante tu profesión”
“¿Sabes que te quiero, mamá?”. “¡Claro, hijo!”
“Esta es una residencia estupenda, da gusto ver cómo te cuidan”. “Por supuesto, hijo, estamos en la gloria”.
“He dejado dicho que me avisen si tienes el menor problema”. “¡Qué buen hijo eres, hijo!”.
Y así, las tres o cuatro veces que me visitabas al año. Estuvo bien elegir “La flor viva”, este asilo en Orense, a más de 500 km de Madrid, por aquello de que “Esas son tus raíces, de donde viene la familia”.
Se salva tu hija, mi nieta Lara. En vacaciones se presentaba más de una vez sin avisar (y sin decírtelo). A veces con un novio, a veces con otro. Siempre alegre y dicharachera, siempre independiente y fuerte. Pasamos buenas horas juntas. Será una mujer plena, y no creo que te haga lo que tú me has hecho a mí.
Algún día comprobarás que el triunfo profesional es pura vanidad de vanidades, pero entonces ya habrás perdido todo lo importante de la vida.
Que Dios te maldiga.
Tu madre
Alejandra.

NOTA

Efectivamente, a los tres meses Daniel se fue en tren a Madrid, sin avisar en el asilo. Pero no entregó la carta a Lorenzo, el hijo de Alejandra. En su lugar localizó a Lara, la nieta. Le dejó leer la carta mientras tomaban un café en la terraza del Círculo de Bellas Artes.
Lara lloró y lloró sin consuelo.
Se despidieron con un fuerte y prolongado abrazo.
Daniel rompió la carta y desapareció para siempre.

 

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). jjgervas@gmail.com; mpf1945@gmail.com; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

11 Comentarios

  1. Padro Caballero-Infante says:

    Fantástico, de puro doloroso, admirado Gervás. Pedro.

  2. Juan Gérvas says:

    -gracias, Pedro
    -el texto me costó lágrimas, de dolor, ciertamente
    -es poner negro sobre blanco cosas ciertas que conozco
    -en fin
    -algún día nos asombrarán las “residencias de ancianos” como hoy nos asombran los esclavos y la esclavitud, barbaridades de los humanos
    -un saludo
    -juan gérvas

  3. Pingback: Carta desde ‘La Flor Viva’, residencia de ancianos | Boletín Informativo de la Sanidad Pública

  4. Gustavo Silva says:

    Dr. Juan Gérvas, su reflexión conmueve en cada línea, pero es contundente como todo aquello que defiende.
    Me he permitido difundir su carta en mi blogs, respetando los derechos de copyright.
    Saludos ¡¡¡

  5. Rebeca says:

    Sr. Gervás.
    No creo que se imagine lo doloroso que es para los que amamos nuestra profesión leer estas insultantes lineas.
    No se hace cuanto que no va de visita a un centro de mayores, pero le puedo asegurar que en 10 año de profesión jamás conocí eso que describe.
    Amo mi trabajo y me siento orgullosa de pertenecer a un gremio y una empresa que de desvive por alegrar, acompañar y mejorar la calidad de vida de aquellos mayores que viven con nosotros.
    Pasamos controles de calidad muy duros como para que los psicofármacos campen a sus anchas.
    Siento mucho su escrito, tanta ignoracia me causa verguenza ajena.

  6. Juan Gérvas says:

    -gracias, Rebeca, por su comentario y por su defensa del trabajo bien hecho con los ancianos recluidos en las residencias
    -lamentablemente el “caso” que usted describe no es lo habitual, como puede comprobar en cuanto lea la literatura al respecto (así comprobaría que no hay ignorancia, ni porqué sentir vergüenza ajena)
    -respecto al uso de psicofármacos y restricciones físicas lea por favor “Restricciones físicas y farmacológicas de las personas mayores que viven en instituciones” conviene verlo al tiempo como problema clínico y social, como abuso ético y como atentado a los derechos humanos
    http://zl.elsevier.es/es/revista/revista-espaola-geriatra-gerontologa-124/articulo/restricciones-fisicas-farmacologicas-las-personas-13071180?referer=buscador
    -la cuestión es internacional
    http://zl.elsevier.es/es/revista/revista-espaola-geriatra-gerontologa-124/articulo/adecuacion-las-restricciones-fisicas-farmacologicas-13071181?referer=buscador
    -desde luego, en el texto no he hecho más que recoger experiencias directas, y no insultantes, en residencias de ancianos (“asilos”) evitando lo más doloroso
    -conviene la serenidad para mejorar la calidad
    -un saludo
    -juan gérvas

  7. MANUEL MARIN LOPEZ says:

    Asilitis…..buen termino para definir el mal de la soledad , Me parece una carta conmovedora.deberia utilizarse como material para la discusion en la formacion socio sanitaria..Gracias juan por esta carta..

  8. jesus garcia says:

    Totalmente de acuerdo Gervás. Desvío interesado de fondos. Donde mejor estamos es en nuestras propias casas. Tristeza y rabia. Soy médico y llevo trabajando trabajando en primaria desde 1981. Psicofarmacos en la persona mayor = basura. Residencias = ganado en el matadero. La única esperanza los Adanes y Evas, y los “Dulces”… Gracias por tus “afilados” comentarios, sirven para salir un poquito de nuestra letargia previa a la asilitis… jajajaj… muy bueno… y acertado.

  9. Pingback: ¿Tú crees que a lo largo de la Historia alguna tribu o algún grupo humano civilizado ha concentrado a los viejos en una casa para esperar a que mueran?

  10. Adela says:

    Soy voluntaria de una asociación que trata de mitigar la soledad de las personas mayores. El pasado jueves murió la persona mayor a la que acompañaba cada semana desde hacía 9 meses. Padecía una discapacidad coronaria que la obligaba a usar una bombona de oxigeno y a llevar una vida reposada. Pero eso no la mató. Sus hijos tendrán que vivir con sus últimas palabras: “No voy a ir a una residencia” “De mi casa me sacáis muerta” Y así fue. El miércoles sus tres hijos acudieron a su casa para decirle que debía ir a una residencia, “por su bien”. Mi amiga, porque eso era para mi, tenía una mujer viviendo con ella de domingo a sábado por la mañana que pagaba ella. Así que solo estaba sola 48 h y una SOLA noche. Solo necesitaba reposo y cariño. En su última noche no durmió, le entró ansiedad. La persona que vivía con ella se la encontró a las 4 de la mañana preguntándose porque sus hijos no la querían, porqué viviendo tan cerca no podían hacer turnos. Ella tenía la misma opinión sobre las residencias que aparece en este relato. Uno de sus hijos en el velatorio me mintió a la cara diciéndome que su madre había accedido por fin a irse a una residencia. Según el parte médico, mi amiga murió de una insuficiencia respiratoria. Yo tengo claro que se murió porque sus hijos le rompieron el corazón.

Deja un comentario