Política y Sociedad Entrevista con el patrono y director general de la Fundación Espriu

Carlos Zarco: Fomentar los valores del cooperativismo sanitario es la misión de la Fundación Espriu

zarco

Con motivo de su reciente nombramiento como presidente de la Organización Internacional de Cooperativas de Salud (IHCO), Acta Sanitaria ha realizado una entrevista al patrono y director general de la Fundación Espriu, el doctor Carlos Zarco, que considera que con esta noticia se “reconoce un poco la labor de las cooperativas de salud españolas a nivel mundial”. A juicio del también director Médico del Hospital Universitario Moncloa de Madrid, la misión de la Fundación Espriu “es divulgar y fomentar los valores del cooperativismo sanitario”, todo ello con el paciente como protagonista.

Carlos Zarco

Carlos Zarco

Acta Sanitaria (AS).- ¿Qué valor le da a su reciente nombramiento como presidente de la Organización Internacional de Cooperativas de Salud?

Carlos Zarco (CZ).- Hombre, para nosotros, cuando digo para nosotros digo para la Fundación Espriu, yo creo que mucho porque la Fundación Espriu, con Unimed Brasil y con las cooperativas japonesas de Japón, son las fundadoras de la Organización Internacional de Cooperativas de Salud (IHCO), que ha presidido mi antecesor, José Carlos Guisado, durante 17 años. En los últimos meses la presidió Eudes de Freitas, que era el presidente de Unimed Brasil, y se planteaban las elecciones que, hombre, que yo que, digamos, en el mundo del cooperativismo internacional soy un recién llegado, haya sido elegido por aclamación, a mi me deja muy satisfecho y entiendo que es una labor de los que han venido antes, es decir, las circunstancias también se han dado, pero no solamente por el interés o por intentar mejorar el cooperativismo, sino porque en el mismo acto se sumaron dos países más con dos cooperativas, una colombiana y otra filipina, con lo cual ya somos 14 países y hay que seguir ampliando y creciendo. Yo creo que cualquier organismo internacional en el que tienes presencia, y este es uno de los sectores importantes de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), yo creo que es una manera de estar representados en el mundo y reconoce un poco la labor de las cooperativas de salud españolas a nivel mundial.

AS.- ¿Qué es la Fundación Espriu?

CZ.- Es una de las cosas que yo me planteé cuando a mi hace un año, exactamente ahora, me hicieron patrono y director general de la Fundación Espriu. Yo llevaba acompañando a José Carlos Guisado, que era el director general de la Fundación Espriu, un año antes en sus viajes por el mundo y viendo un poco como funcionaba todo este mundo, y te dabas cuenta de que la Fundación Espriu era muy conocida y reconocida a nivel internacional, te abría puertas para ir a hablar con Unimed Brasil, que es una cooperativa de médicos que tiene 20 millones de asegurados en Brasil, o con las cooperativas de salud en cualquier parte del mundo y de otros sectores en los que era muy reconocida porque era miembro del Consejo de Administración de la ACI; y, sin embargo, en España, bueno, pues un poco salvo los que sabíamos quién era el doctor Espriu y qué es lo que fundó, pues no se conocía tanto, y una de las misiones era que se diese a conocer a nivel nacional.

“Somos una empresa cooperativa que estamos en el campo de la economía social”

La Fundación Espriu es una fundación que constituyen todas las cooperativas que fundó el doctor Espriu, que son Autogestió, que es la propietaria de Assistencia Sanitaria, que se hizo famosa porque patrocina al Barça en su camiseta. Está circunscrito a Barcelona en su actuación y tiene una diferencia con el resto de las cooperativas que fundó y es que es una cooperativa de usuarios. Por ejemplo, es muy curioso que el hospital de Barcelona es propiedad de la cooperativa de usuarios y se lo alquila a los médicos para que les den servicio en la cooperativa de médicos. Y, luego, está Lavinia, que es la cooperativa dueña de Asisa, que es la que da servicio al resto, a cooperativas de médicos, de 10.000 médicos en toda España, que son los propietarios del Grupo hospitalario HLA y del resto. ¿La misión de la Fundación Espriu? Pues, es divulgar y fomentar los valores del cooperativismo sanitario, es decir, de lo que estábamos hablando.

AS.- ¿Cuál es su objetivo?

CZ.- Yo siempre he dicho que nosotros, que somos una empresa cooperativa que estamos en el campo de la economía social, la gente cree que somos lo mismo que otras aseguradoras que tienen un ánimo de lucro. Yo no digo que eso sea ni bueno, ni malo, pero la diferencia de Assistencia o de Asisa es que todo el dinero que consigan lo van a reinvertir en sus propias instalaciones o en crear empleo, no tienen que dar ningún dividendo a ningún accionista. Con lo cual, eso permita que Asisa, por ejemplo, tenga el Grupo HLA con 16 hospitales, el grupo de Asisa Dental, es decir, todo el dinero que vas generando, que obviamente tienes que conseguir para ser sostenible, lo vas a tener que reinvertir en tus propias instalaciones o en crear empleo, lo cual es riqueza para un país. No es menos legítimo querer ganar dinero, pero no somos exactamente la misma cosa.

AS.- Defina, por favor, esa idea que defienden del cooperativismo sanitario integral.

CZ.- Vamos a ver, el cooperativismo sanitario, cuando el doctor Espriu lo pone en marcha, digamos que estás en una época muy diferente a la actual, estás hablando de igualatorios médicos, donde había médicos que tenían sus igualas. Lo que buscaba era dar una relación médico paciente mucho más fácil y más directa, él lo que buscó siempre es que el paciente pudiese elegir médico y que el médico pudiese tener unas condiciones de trabajo adecuadas. Eso, por razones obvias, para poderlo organizar, parece que la ley en aquel entonces, impedía a las cooperativas dar ese servicio directamente y tuvieron que hacer sociedades intermedias, que eran las sociedades cooperativas, Assistencia Sanitaria o Asisa, que son las que aseguran a esos pacientes. La idea era generar puestos de trabajo con una diferencia con la Sanidad de aquel momento, en la que tú tenías derecho a elegir médico, no estabas sujeto a ningún área de salud, y la diferencia, quizá tremenda, en poner instalaciones que en aquel momento eran punteras y que siguen siéndolo años después, que era poner en el ámbito privado lo que en aquel momento no había, tecnología, etc.

“Nosotros no tenemos ningún ánimo de lucro, sino que el dinero lo vamos a reinvertir”

La idea de ese cooperativismo sanitario integral es que yo te pueda permitir que tú tengas tu labor profesional, que tú la puedes ejercer desde el primer día y hasta el último día de tu vida en un ambiente absolutamente igual que si decides estar en la Sanidad Pública. Yo siempre digo que lo que vamos buscando es que nuestros cooperativistas y dueños, que somos todos, todos tenemos una acción, y no nos da más derecho más que a ser cooperativistas y a elegir democráticamente nuestros organismos de representación. Eso hace que sea muy, muy diferente a cualquier empresa al uso, es decir, yo creo que eso es lo que no hemos sabido poner en valor, la diferencia. Es decir, nosotros no tenemos ningún ánimo de lucro, sino que el dinero lo vamos a reinvertir.

AS.- ¿Este modelo está a caballo entre el público y el privado?

CZ.- En España se considera privado porque todo lo que no sea público se considera privado, pero tiene un ámbito de cooperación que, incluso, ahora mismo, hay algunas leyes estatales que están dando preponderancia a las empresas de la economía social, en el fondo estás hablando de empresas de economía social. Vuelvo a decir que no estoy hablando mal de nadie, una empresa con ánimo de lucro es absolutamente legítima, pero tiene que dar una serie de dividendos a sus accionistas para que eso sea rentable, o fondos a sus propietarios. Nosotros, en este caso, lo que tenemos que hacer es ser rentables para ser sostenibles, pero para poder reinvertirlo. Eso nos ha permitido ir creciendo en número de hospitales, en facilidades, en centros externos, policlínicas, centros radiológicos, de diagnóstico, unidades de reproducción humana. Quiero decir, que se ha ido ampliando y, básicamente, en función también de conseguir el mejor empleo y en las mejores condiciones para los que trabajan con nosotros. Hoy, las últimas cifras deben estar en torno a 52.000 médicos entre todas las cooperativas que están en la Fundación Espriu y eso es una ayuda.

“Hoy, las últimas cifras deben estar en torno a 52.000 médicos entre todas las cooperativas que están en la Fundación Espriu”

Dices tú, entre público y privado. En España, lo que es público es público y yo, como todos los médicos, me formé en la pública y tengo un concepto estupendo de ella. Tanto unas cooperativas como otras siempre han demostrado su voluntad de cooperar, ¿no? De hecho, si te fijas, a nivel nacional, pues Asisa es la única, con otra compañía aseguradora grande, que todavía está presente en los conciertos con las mutualidades de funcionarios Mugeju e Isfas, cuando otros se han ido porque el negocio, entre comillas, es dudoso. La Fundación IDIS tiene un estudio en el que hace una hipótesis del uso y del ahorro que puede hacer y liberar a la Sanidad Pública, pero de ahorro de dinero y de ahorro, muchas veces también, de estructuras que puedes dedicar a otra cosa.

zarco_carlosPero tú imagínate que, por ejemplo, si no recuerdo mal, me parece que el gasto per cápita del español promedio, creo que son datos de 2016, son 1.320 euros, me parece; bueno, pues, imagínate que del gasto sanitario privado, me parece que estás hablando, más o menos, de 870 o algo así, bueno, pues, la hipótesis que hacen es que si los ocho millones, casi nueve millones, de españoles que tiene doble aseguramiento, sin contar a los funcionarios, no hiciesen uso de la Sanidad Pública, sino de la Privada, restan a una el coste de la otra, y están hablando de un ahorro potencial de 8.000 millones de euros al año. Si hacen uso mixto, estoy diciendo que es el 50 por ciento, estarías hablando de 4.000 millones de euros al año. Ya no sólo es el ahorro que puedes dedicar a otras cosas, sino los recursos que te liberas, claro. Por no hablar de listas de espera, eso, como sabes, depende mucho de las realidades de los políticos y de quién está mandando, pero, obviamente, sí que tiene un espacio de colaboración muy importante. Yo siempre digo lo mismo en eso, yo creo que la Sanidad española es una, pública privada, y debían de utilizarse los recursos de la manera más inteligente posible.

AS.- ¿La gestión sanitaria se está ejerciendo hoy en día con eficiencia?

CZ.- Es que, cuando algo está tan descentralizado, es muy difícil hablar en general, ¿no? Quiero decir que cuando tú estás hablando de 17 sistemas de salud, 18 si consideras a las mutualidades, hablar de un sistema nacional de salud es complicado, es decir, yo siempre hago la misma crítica, no tiene sentido que en el siglo XXI, en España, con todas nuestras peculiaridades y diferencias, no haya una tarjeta sanitaria que nos identifique a todos, vayamos donde vayamos, es decir, nos da derecho a la asistencia, pero no da ninguna información. Eso, yo es que en el mundo en que vivimos, me cuesta mucho trabajo entenderlo. No te da acceso a tu historia clínica, a tu historial clínico, no pueden ver nada de nada.

“Parece que en la Sanidad el ser privado te pone alguna tacha en tu expediente”

En nuestras cooperativas, tú vas a un hospital de mi Grupo y tu historia clínica la ven en Málaga o la ven en Barcelona. Yo, eso, en el siglo XXI, me resulta muy difícil de entender. Cuando hablas de eficiencia, obviamente, yo siempre, por ejemplo en esa dualidad público privada, yo quiero que me den la mejor Sanidad y, luego, pon el apellido que quieras. Es decir, yo como paciente, lo que quiero es ir a un hospital en el que confío lo más importante que tengo, que aunque sea un poco novelista, es mi vida, porque doy por supuesto su conocimiento, entonces, yo quiero que me hagan las cosas eficientemente y con calidad, y donde me pueda fiar, y luego, la titularidad a mi me daría igual que fuera público o privado, yo lo que quiero es que me atiendan en tiempo y con las mejores condiciones. Yo creo que eso es lo que aquí, quizá por la política, se ha metido mucho lo público contra lo privado, parece que en la Sanidad el ser privado te pone alguna tacha en tu expediente, yo no lo veo así, tú tienes una serie de recursos que tienes que ser lo más eficiente y lo más eficaz posible.

AS.- ¿Cuál es la diferencia?

CZ.- ¿Cuál es la diferencia que te permite? Pues, yo un hospital que por las tardes esté cerrado, digamos, con la actividad mínima, eso, obviamente, es una señal de ineficiencia. Pasa los mismo con los campos de fútbol, no he visto un recurso más ineficiente en mi vida, juegan 90 minutos cada 15 días y no se ponen de acuerdo ni para jugar en el mismo sitio, que no coincidirían. Pues, esto es exactamente igual, en un mundo en el que los tratamientos, los equipamientos, son cada día más costosos y la cronicidad de las enfermedades es mayor y la edad media es mayor, tienes que hacerlo sostenible, y para hacerlo sostenible lo que tienes que hacer es utilizar todos los recursos a tu alcance.

AS.- Dice la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que las cooperativas sanitarias ofrecen mejores salarios a los profesionales y reducen la precariedad laboral.

CZ.- Claro, pero porque, además, de las cosas que te enseña la Organización Internacional de Cooperativas de Salud es que los europeos tenemos una visión muy corta de los problemas de salud, es decir, todos hablamos de que el sistema nacional de salud francés, el italiano, el inglés, el sueco, el español… Hay muchos países del mundo donde su sistema sanitario, como en Brasil, es una cooperativa de médicos, que da servicio a 20 millones de asegurados. Quiero decir, hay muchos mundos en el mundo y para crear un empleo, digamos, de calidad para los médicos en muchas partes del mundo está más en manos de las cooperativas de salud que del resto. De hecho, nosotros tuvimos la suerte de participar, como representantes de la Alianza Cooperativa Internacional este año en la reunión del B20, bajo la presidencia del G20 alemán, que se reunió en Berlín. Tuve la suerte de estar ahí como uno de los dos representantes españoles en ese foro y una de nuestras consideraciones de los temas que se trataban, y de las recomendaciones que se pasaban a todos los ministros de Salud de los países del G20, es que reconocían que las cooperativas sanitarias dan acceso a la Sanidad en el mundo a 100 millones de personas.

“Las cooperativas sanitarias dan acceso a la Sanidad en el mundo a 100 millones de personas”

Es que nos creemos que todo es Sistema Nacional de Salud y hay mucha gente que su acceso a la Sanidad es por un camino absolutamente diferente. Por eso, a nivel mundial, es mucho más obvio todavía, es decir, aquí, bueno, no hemos tenido una identificación clara y es lo que estamos tratando de poner en valor con la Fundación Espriu. Somos una unión de cooperativas de médicos y usuarios que lo que queremos es que nuestros profesionales tengan las mejores condiciones de trabajo en la medida de lo posible porque son los propietarios de la cooperativa, como no puede ser de otra manera. Yo creo que ese valor social es lo que nunca se ha puesto de relieve suficientemente.

AS.- ¿Está aumentando el número de usuarios de las cooperativas? ¿A qué ritmo?

CZ.- Estamos trabajando en el conocimiento del cooperativismo. Una de las cosas y de las líneas que a todas las cooperativas integrantes de la Fundación Espriu les preocupa mucho es que el número de cooperativista nos disminuya. Es verdad que el mundo cooperativo no es un mundo muy conocido, sobre todo a nivel sanitario. En España, tenemos todos en la mente las cooperativas de aceite, de vino o para hacerse unas casas. Esos son sectores que forman parte de la Alianza Cooperativa Internacional, pero la Medicina yo creo que es lo que queremos redundar, es decir, estamos muy estables en el número de cooperativistas, nos gustaría que los médicos jóvenes que vayan terminando se vayan apuntando al modelo cooperativo porque, en el fondo, la cultura, seguramente, y las condiciones sociales, irán cambiando. Yo siempre digo lo mismo, yo tengo dos hijos y les digo que se olviden casi de un trabajo indefinido, aquello que decían en mi casa cuando decían “haz unas oposiciones porque toda tu vida vas a tener un trabajo”.

“El mundo cooperativo no es un mundo muy conocido, sobre todo a nivel sanitario”

Yo creo que el mundo no va por ahí, entonces, obviamente, si tu consigues ser miembro de una cooperativa, generarte un autoempleo y un autoempleo de calidad… Luego, podrás decidir hacer lo que quieras en tu vida, pero te da estabilidad, te va a dar recorrido y, a fecha de hoy, te da las mismas potencialidades que la privada o la pública, es decir, de equipamientos, de hospitales universitarios… Quizá la única diferencia por la que estamos luchando es por la formación posgrado, para conseguir tener más plazas de MIR en los hospitales de ámbito cooperativo, pero en lo demás esto es un hospital universitario, se hace investigación e innovación, la eficiencia es absoluta. Yo creo que también el tener una retribución variable en función de una serie de objetivos, no solamente ligados a producción, sino a calidad y a otros indicadores, eso hace que los profesionales se vayan estimulando mucho más.

zarco_espriu¿En cuanto al volumen de asegurados? Lo que es curioso es que en las aseguradoras, por lo menos en las que están en el entorno cooperativo, el número de asegurados en la crisis ha aumentado casi un 3,5 por ciento. Ahora estamos saliendo de la crisis y, bueno, va subiendo. Es verdad que la penetración en las distintas zonas de España, pues, depende mucho del Producto Interior Bruto (PIB) y de la renta per cápita de cada comunidad autónoma, pero en Cataluña, en Madrid, en País Vasco, en Valencia, en Baleares, la presencia es muy grande. Lo que pasa es que, como sabes, en nuestro afán de colaborar, estamos presentes en todas las provincias españolas dando soporte a todas las mutualidades de funcionarios del Estado, entonces, obviamente, el compromiso está también por ese lado. Yo creo que el futuro, tal y como se mueve el mundo, a mí me parece que el futuro cooperativo es una manera de que participes democráticamente de tus instituciones y permitas tener las mejores condiciones de trabajo, entendiendo, y yo siempre lo digo, yo puedo dedicarme a ser gestor pero lo que tengo claro es que soy médico, y hay líneas que yo no voy a cruzar nunca. Es decir, yo tengo claro cuales son mis prioridades, porqué me dedico a esto y todo está enfocado a alguien, que es el paciente, y todo lo demás es una estructura.

AS.- ¿El paciente sigue siendo el protagonista?

CZ.- Yo, muchas veces, pongo de ejemplo que esto sin pacientes sería un edificio. Entonces, yo creo que una de las cosas importantes es no olvidarse de que hemos hecho Medicina. Yo no sé si se puede llamar vocación, yo lo que te puedo decir es que he disfrutado y disfruto mucho de mi profesión, y es de las más gratificantes, creo, que del mundo, cuando puedes ayudar a alguien y las cosas salen bien. También tiene sus ratos regulares y malos, pero cuando las cosas salen bien, no creo que haya nada que te gratifique tanto, el poder hacer algo por un semejante y que salga bien. Pero ya ni agradecimiento, que veas que le estás ayudando de verdad. Entonces, eso le da un valor añadido. Cuando haces inversiones, estás pensando más en poner al paciente en el centro de tus actividades que en buscar otros beneficios, que pueden ser absolutamente legítimos.

Deja un comentario