Política y Sociedad

Campaña de Sanidad en la red frente al consumo de la ‘sal oculta’ que ingerimos

Imagen listadoEsta nueva iniciativa, presentada el lunes por el presidente de la AESAN, Roberto Sabrido, se enmarca en el Plan de acción para la reducción del consumo de sal y prevención de la hipertensión arterial en España, que la agencia desarrolla desde 2010. La propia Organización Mundial de la Salud, OMS, hace hincapié periódicamente sobre la relación del exceso de sal con la hipertensión, y de esta, con la causa principal de mortalidad en el mundo, como son las enfermedades cardio y cerebro vasculares.

España dobla el consumo recomendado

Según los datos que proporcionó Sabrido en rueda de prensa, hasta un 35% de los adultos españoles padece hipertensión, aunque no presente síntomas ni patología. El problema es identificar dónde se encuentra la sal, porque sólo un 30% -la que se utiliza en casa para cocinar- puede ser controlada de forma voluntaria. El resto se encuentra en la cesta de la compra, desde embutidos a alimentos precocinados.

La regla del sodio

Hasta dentro de tres años, cuando entre en vigor el nuevo reglamento comunitario sobre el etiquetado de alimentos, las indicaciones en los productos son confusas. En unos se habla de sal y en otros de sodio. La regla es fácil: el contenido en sodio hay que multiplicarlo por 2,5 para saber la cantidad exacta de sal del comestible, explicó el presidente de la AESAN.

En la población española, además, el consumo medio de sal es de 9,9 gramos por persona y día, lo que supone casi el doble de lo que recomienda la OMS (un máximo de 5 g. por día). El estudio no se ha hecho en niños, pero dados los hallazgos en adultos, cree que “la situación podría ser extrapolable”. Con el objetivo de ir reduciendo la “sal oculta”, la agencia ya logró un acuerdo con la Confederación Española de Organizaciones de Panadería (CEOPAN), por el que la asociación patronal de panaderos se comprometió a reducir el contenido de sal en el pan de panadería en un 20% en cuatro años. Las negociaciones siguen en marcha con otros sectores de la industria alimentaria.

Intercambio de información y recetas

La AESAN pone a hora en marcha el Plan Cuídate +. Menos sal en más salud, organizado en torno a una página web y al intercambio de información de las redes sociales para fomentar el uso de hábitos saludables. En la dirección (www.plancuidatemas.es) los usuarios podrán encontrar información de interés sobre los efectos del consumo excesivo de sal y un registro para unirse a las iniciativas que se desarrollen desde este plan. Asimismo, también se ha creado un usuario de Twitter (@PlanCuidateMas) desde el cual la AESAN dará a conocer sus actuaciones y divulgará trucos y consejos sobre hábitos saludables. También se ha creado a través de la página web un club de amigos, integrado por personas que han decidido poner en práctica en su día a día las recomendaciones incluidas en este plan e intercambiar experiencias. De una manera fácil y sencilla, los visitantes a la página podrán registrarse en el plan y, tras responder a unas preguntas, comenzar a recibir un correo electrónico diario, durante 20 días, de aquellos amigos del plan que tienen un estilo de vida similar al suyo en edad, ritmo de vida, tipo de trabajo, alimentación o ejercicio físico. El plazo para inscribirse es de un mes. Tras un balance de esta primera iniciativa, la agencia de planteará repetirla.

A través de estos correos los usuarios registrados podrán intercambiar experiencias, recomendaciones, consejos, trucos, etc. y descubrir que ciertos gestos diarios ayudan a construir unos hábitos de vida saludables sólidos, con sus correspondientes beneficios en el organismo. Además, con objetivo de premiar el compromiso de los usuarios, el plan Cuídate + enviará cada cinco días un recetario con propuestas fáciles y saludables creadas por la Escuela de Hostelería de Madrid.

Un juego para calcular la sal

La página web del plan, desarrollada específicamente por Grupo Táumaco, contiene también información revisada por la AESAN sobre la necesidad de consumir sal, los riesgos derivados de hacerlo en exceso, cómo leer correctamente el etiquetado de un producto o la diferencia entre la sal visible (aquella que los consumidores echan al cocinar) y la sal invisible (la incluida en los productos, bien de forma natural bien a través de un proceso de transformación). Aquellos usuarios que quieran calcular aproximadamente la sal que consumen diariamente, y así controlarla según las recomendaciones de la OMS, podrán hacerlo en la sección Calcula la Sal a través de un sencillo juego. 

Deja un comentario