Punto de vista nuevo curso del ico sobre neoplasias linfoides

Avanzando en el diagnóstico y tratamiento de los linfomas

— Hospitalet de Llobregat (Barcelona) 21 Dic, 2017 - 10:01 am

El Institut Català d’Oncología de Barcelona (ICO) ha acogido recientemente una nueva edición -la tercera ya- de su curso sobre neoplasias linfoides que, como en anteriores ocasiones, tuvo una magnífica acogida gracias a la participación en el mismo de profesionales de Hematología provenientes de diferentes regiones de la geografía española, quienes contribuyeron a que el curso fuera muy dinámico y participativo, dado el interés de los hematólogos asistentes en el estudio de los linfomas.

En linfoma de Hodgkin, el tratamiento actual se ha visto modificado por el desarrollo e incorporación en la práctica clínica de los llamados “nuevos fármacos”

Como se incluía en el título del encuentro, uno de los objetivos de este curso fue ahondar en el conocimiento del diagnóstico y tratamiento de las neoplasias linfoides. A este respecto, se tuvo la oportunidad durante los días de la reunión de repasar entidades específicas de linfomas dentro de la nueva clasificación que ha elaborado la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se perfiló la utilidad de la tomografía por emisión de positrones en las neoplasias linfoides. Asimismo, se pudo revisar el papel de los nuevos fármacos dentro de las estrategias terapéuticas actuales en los pacientes con linfomas.

Novedades terapéuticas en linfoma de Hodgkin

En linfoma de Hodgkin, por ejemplo, el tratamiento actual se ha visto modificado por el desarrollo e incorporación en la práctica clínica de los llamados “nuevos fármacos”. El primero, aprobado para el tratamiento de pacientes en recaída después de un trasplante autólogo y de aquellos pacientes que habían fracasado a un mínimo de dos líneas de tratamiento y que no eran candidatos a un trasplante autólogo, es brentuximab vedotina, anticuerpo monoclonal anti-CD30 conjugado a monometilauristatina A, que ha permitido obtener resultados excelentes con tasa de remisiones completas del 34% como fármaco único.

El trasplante de progenitores hematopoyéticos, tanto el autólogo  como el alogénico, constituye también una estrategia con capacidad curativa en los pacientes con linfomas

Por otro lado, más recientemente, los inhibidores de “checkpoint” han sido aprobados en pacientes que fracasan después de un trasplante autólogo y después de brentuximab vedotina. Estos inhibidores de “checkpoint” son capaces de obtener hasta un 20% de remisiones completas en estos pacientes de tan mal pronóstico.

Asimismo, el trasplante de progenitores hematopoyéticos, tanto el autólogo  como el alogénico, constituye también una estrategia con capacidad curativa en los pacientes con linfomas. El trasplante autólogo es en muchas ocasiones considerado como tratamiento de consolidación en pacientes en segunda respuesta o recaída quimiosensible, mientras que el trasplante alogénico es frecuentemente relegado a los pacientes que recaen después de un trasplante autólogo. Sin embargo, es muy probable que el papel del trasplante de progenitores hematopoyéticos se vea modificado por la aparición de estos nuevos fármacos en el mercado.

Abordaje multidisciplinar del linfoma

Por último, durante las jornadas celebradas en el Servicio de Hematología Clínica del Institut Català d’Oncología también se puso de relieve la importancia de la valoración multidisciplinar de los pacientes oncohematológicos, un aspecto prioritario en el centro.

Basándonos en esta convicción, el ICO puso en marcha hace ya algunos años la Unidad Funcional de Linfomas, que engloba a los diferentes profesionales que tienen un papel determinante en el diagnóstico, estudio de extensión y tratamiento de estos pacientes.

Los asistentes al curso sobre neoplasias linfoides pudieron presenciar las actividades diarias de la Unidad Funcional de Linfomas y visitar la Farmacia Metropolitana, la Unidad de Ensayos Clínicos y el Área de Hospitalización.

Tras conocer de primera mano cómo funcionan los diferentes departamentos, todos ellos coincidieron con la opinión que se tiene en el ICO: que estructuras como estas facilitan la rapidez en el diagnóstico e inicio del tratamiento de los linfomas así como la discusión en equipo y la toma de decisiones consensuada.

Anna Sureda

Jefe del Servicio de Hematología Clínica del Institut Català d’Oncologia-Hospitalet de Llobregat (Barcelona)

Deja un comentario