Punto de vista Punto de vista

Atacar la concertación con centros privados es atacar la Sanidad Pública

La semana pasada conocimos el último informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), en el que de nuevo ataca la “privatización” de la Sanidad que hacen algunas Comunidades Autónomas. En este informe se mezclan siete variables que determinan, a su juicio, la “privatización” de la Sanidad. Estas variables son tan heterogéneas como el gasto en seguros privados de salud, donde se incluye el gasto que efectúan los ciudadanos a título particular y las empresas a título colectivo, las camas hospitalarias privadas, que tienen una alta correlación con la anterior variable o el porcentaje de equipamiento de alta tecnología en hospitales privados, reconocidos por su inversión en innovación y tecnología.

La concertación es garantía de sostenibilidad

La Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP) siempre ha defendido los conciertos público-privados como medio para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS). Una prueba estadística de esto se encuentra en el propio informe, al compararlo con el déficit público de las CCAA, publicado este lunes por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Así, de las seis CCAA que han incumplido el objetivo marcado (Cataluña, Aragón, Castilla-La Mancha, Murcia, Navarra y Valencia), las cinco últimas están calificadas por la FADSP con grado de “privatización” intermedio o bajo. Esta correlación contradice la afirmación recurrente que relaciona la concertación con mayor gasto en Sanidad.

Por otra parte, según los datos de la Encuesta FNCP 2013, estas mismas Comunidades redujeron las pruebas que conciertan con los centros privados en una media del 10%, siendo especialmente significativa la reducción en la Comunidad Valenciana.

La FNCP defiende los conciertos sanitarios como una de las más importantes vías de desahogo económico y asistencial para la Sanidad Pública.

Desde la FNCP proponemos otras soluciones para el ahorro de costes que no pasan por reducir la concertación, por ejemplo, modificar el marco normativo para mejorar la eficiencia en la gestión de los centros en materias como personal, compras o gestión, y evitar así las duplicidades internas que actualmente se producen.

La FNCP defiende los conciertos sanitarios como una de las más importantes vías de desahogo económico y asistencial para la Sanidad Pública. Los conciertos generan un importante ahorro para el sistema, ya que la Sanidad Privada es hasta 2,5 veces más eficiente, según los casos, y su reducción perjudica gravemente a los pacientes, que ven cómo se incrementan los tiempos de espera y empeora la calidad asistencial, debido a la saturación del sistema, como se puede leer casi a diario en la prensa.

Por tanto, la concertación es una vía para estabilizar y garantizar la Sanidad Pública, no el pretendido desmantelamiento de la misma.

Carlos Rus

Gerente de la Federación Nacional de Clínicas Privadas

Deja un comentario