Punto de vista

Asamblea Mundial de la Salud (WHA67): Acceso a los medicamentos esenciales

El término de medicamentos esenciales se acuñó por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para aquellos que cubren las necesidades de atención de salud prioritarias de la población. Su selección se hace atendiendo a la prevalencia de las enfermedades, a la eficacia de los mismos, a su seguridad, y a su eficiencia o sea al mejor cociente coste/beneficio. La OMS elaboró la primera Lista Modelo de Medicamentos Esenciales en 1977.

La Lista de Medicamentos Esenciales consta de más de 350 medicamentos para tratar enfermedades prioritarias tales como el paludismo, el VIH/sida, la tuberculosis, los problemas relacionados con la reproducción o enfermedades crónicas como el cáncer y la diabetes. Se actualiza cada dos años mediante un proceso transparente basado en datos de evidencia probada o basadas en las mejores pruebas disponibles para afecciones prioritarias. En 2007 se elaboró y publicó la primera Lista Modelo OMS de Medicamentos Pediátricos Esenciales. Y precisamente la semana pasada (del 19 al 24 de mayo de 2014) se ha trabajado sobre el acceso a medicamentos esenciales en el seno de la 67ª Asamblea Mundial de la Salud.

Listas nacionales

Es un modelo con nombres genéricos sin especificar fabricante que los países pueden utilizar como guía para elaborar sus propias listas nacionales de medicamentos esenciales. Las listas nacionales de medicamentos esenciales pueden servir de base para la adquisición y suministro de medicamentos en los sectores público y privado, para los planes de financiación y reembolso de los mismos, para las donaciones de medicamentos y para priorizar la evaluación y registro de estos. En el contexto de los sistemas de salud existentes, los medicamentos esenciales deben estar disponibles en todo momento, en cantidades suficientes, en las formas farmacéuticas apropiadas, con una calidad garantizada, y a un precio asequible para las personas y para la comunidad.

Como el coste de los medicamentos cambia con el tiempo, el precio de un medicamento no es motivo para excluirlo de la Lista Modelo de la OMS, siempre que cumpla los demás criterios de selección estipulados. Las comparaciones de coste/eficacia (eficiencia) se hacen con medicamentos alternativos del mismo grupo terapéutico. Se estudia la posibilidad de suprimir un medicamento de la Lista Modelo de la OMS cuando hay dudas sobre su importancia para la salud pública y/o su eficacia, seguridad o eficiencia en comparación con otros medicamentos disponibles para tratar la misma afección.

La falta de acceso a los medicamentos esenciales sigue siendo uno de los problemas más graves de la salud pública mundial

Muchas organizaciones internacionales, como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) u organizaciones no gubernamentales y organismos internacionales de distribución sin ánimo de lucro, han adoptado el concepto de medicamentos esenciales y basan su sistema de suministro de medicamentos en la Lista Modelo de la OMS.

Hasta aquí puede servir para todos los países, pero la realidad es muy diferente según el bloque económico en el que se encuentren los países, en los países en desarrollo la accesibilidad a los medicamentos esenciales se ve comprometida por varios factores. Cuando están disponibles, son asequibles, poseen una calidad garantizada y se usan de modo apropiado, los medicamentos esenciales salvan vidas y mejoran la salud. No obstante, la falta de acceso a los medicamentos esenciales sigue siendo uno de los problemas más graves de la salud pública mundial.

Las principales causas de un acceso insuficiente son:

  • Acceso no equitativo, en las zonas más pobres de África y Asia más del 50% de la población no tiene acceso a estos medicamentos .
  • Reformas sanitarias, orientadas a la desfinanciación y a los copagos pueden producir inequidades y en algunos casos impedir acceso a tratamientos.
  • Financiación de los medicamentos, en muchos países de ingresos elevados, más del 70% de los productos farmacéuticos tienen financiación pública, mientras que en los de ingresos bajos y medianos el gasto público en medicamentos no cubre las necesidades básicas de medicamentos de la mayoría de la población. En estos países entre un 50% y un 90% de los medicamentos son pagados por los propios pacientes.
  • Elevados costes de los tratamientos con nuevos medicamentos esenciales para la tuberculosis, el VIH/SIDA, las infecciones bacterianas y la malaria serán inasequibles para muchos países de ingresos bajos y medianos.
  • Globalización que permite acuerdos comerciales mundiales que pueden poner en peligro el acceso a los medicamentos esenciales más recientes en los países de ingresos bajos y medianos.
Intereses en conflicto

La dificultad principal reside en el equilibrio de intereses en conflicto, especialmente en el contexto actual, porque no todo producto desfinanciado lo está incorrectamente. Lo verdaderamente decisivo para la financiación de los tratamientos y de las tecnologías sanitarias debería ser la demostración de resultados en salud en los ámbitos prioritarios para la salud pública.

Mejorar el acceso a los medicamentos esenciales es quizás el reto más complejo al que se enfrentan todos los agentes del sector público, del sector privado y de las ONG

Por otro lado, no todos los medicamentos son “esenciales”, pero los ciudadanos tienen derecho a acceder a ellos cuando realmente lo sean, con la dificultad añadida de las diferencias existentes entre los países.

La OMS propone soluciones como formación de profesionales, criterios y métodos diagnósticos adecuados para favorecer el uso racional de los medicamentos, esenciales y no esenciales, precios asequibles basados en la transparencia en la financiación, competencia terapéutica, políticas de genéricos, y centrales de compras, entre otras.

Cada vez tiene más aceptación la idea de que un sistema eficaz de suministro de medicamentos depende de una mezcla apropiada de servicios de adquisición, almacenamiento y distribución públicos, privados y de las organizaciones no gubernamentales (ONG).

Respecto a los copagos, la OMS afirma: “la participación de los pacientes en el pago debería considerarse únicamente como medida de transición hacia objetivos a más largo plazo, como el seguro de enfermedad universal”.

Mejorar el acceso a los medicamentos esenciales es quizás el reto más complejo al que se enfrentan todos los agentes del sector público, del sector privado y de las ONG que trabajan en el suministro de medicamentos, que deben combinar sus esfuerzos y conocimientos, y colaborar para encontrar soluciones. Nuevas formas de trabajo, como los esquemas de pago basados en resultados (acuerdos riesgo compartido) en el ámbito farmacoterapéutico.

Nuria Amarilla

Consejera delegada y Resp. Area Alimentaria European Pharmaceutical Law Group www.eupharlaw.com

1 Comentario

  1. Maite Maeso says:

    Muy interesante el artículo y encomiable labor la de todos los que luchan por favorecer a los seres más abandonados del planeta Tierra.

Deja un comentario