Política y Sociedad Desde el Consejo General de Enfermería

Ante la sentencia del Supremo, piden garantizar los derechos de los enfermeros gestores

El Consejo General de Enfermería, ante la sentencia del Tribunal Supremo que inadmite el recurso interpuesto contra la sentencia que señala que los Directores de los Centros de Salud deben ser médicos, resalta que la sentencia no se pronuncia sobre el fondo del asunto y que es necesario “buscar fórmulas para que imperen los fundamentos de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias que reconocen y amparan el ejercicio de funciones de gestión por parte de los enfermeros”.

image__consejo_general_de_enfermeria_200_67315En concreto, lo que destacan desde el Consejo de Enfermería es que el fallo del Tribunal Supremo no hace un estudio sobre el fondo del fallo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, respecto de si el cargo de Director de Centro de salud puede ser ejercido exclusivamente por un médico facultativo, ya que no llega a las consideraciones de fondo del asunto al estimar que el Consejo General de Enfermería, que interpuso el recurso, no está legitimado para ello al no haber sido parte en el proceso seguido ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

El desarrollo del proceso legal y judicial

Como señalan del Consejo General de Enfermería, en julio de 2010 la Comunidad de Madrid aprobó el Decreto 52/2010, que en su artículo 9 abría la posibilidad de que los puestos de Director del centro de salud pudieran ser ocupados por un enfermero o enfermera. Dicho artículo 9 fue recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid por la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria, la Asociación Madrileña de Pediatría de Atención Primaria y el Colegio Oficial de Médicos de Madrid; en el pleito compareció la Comunidad de Madrid (Consejería de Sanidad) en calidad de demandada.

El Consejo de Enfermería destaca que la Comunidad de Madrid no comunicó la existencia de este proceso judicial ni al Colegio de Madrid de Enfermería, ni al Consejo General de Enfermería, lo que, señalan, impidió que dichas entidades pudieran personarse como parte perjudicada. Posteriormente, en 2011, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid estableció en su sentencia que las funciones de Director de Centro de Salud sólo pueden ser ocupadas por “aquellos que ostenten la condición de médicos facultativos pues resulta ilógico que la actividad desempeñada por un médico facultativo pueda llegar a ser evaluada por un profesional sanitario que no ostente dicha condición, al no reunir la capacidad y los conocimientos necesarios para poder valorar y evaluar el desempeño profesional del médico”.

Posterior a ello, la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid decidió no recurrir en casación ante el Tribunal Supremo, optando por acatar la sentencia que, señalan del Consejo de Enfermería, “causaba un gran perjuicio a la enfermería de atención primaria”. Debido a esta renuncia al derecho de interponer el recurso de Casación por parte de la Consejería, el Consejo General de Enfermería intenta recurrir la sentencia en casación ante el Tribunal Supremo. La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, mediante Auto de 11 de junio de 2012, permitió inicialmente esa personación, de manera que se pudo presentar el correspondiente escrito de interposición del mencionado recurso de casación. Sin embargo, la Sala Tercera del Tribunal Supremo acaba de determinar en su sentencia de 30 de mayo de 2014 que inadmite el recurso por no considerar legitimado al Consejo de Enfermería para ello al no haber sido parte en el proceso seguido ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Lo que viene y lo que que piden los enfermeros

En vista de los señalado, el Consejo de Enfermería no descarta la posibilidad de interponer un recurso de Amparo ante el Tribunal Constitucional. Sin embargo, señala que es consiente de que al tratarse de una cuestión eminentemente procesal es especialmente difícil que pueda prosperar, pero que, no obstante, van a estudiar si resulta viable alguna fórmula impugnatoria adicional.

Asimismo, señalan que la prioridad es garantizar los derechos de los enfermeros gestores, por lo que “es necesario trabajar activamente con la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid y buscar fórmulas para que imperen los fundamentos la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias que reconocen y amparan el ejercicio de funciones de gestión por parte de los enfermeros”.

Finalmente, agregan: “Las consecuencias de que esta sentencia sea firme no afectan sólo a los enfermeros sino a todas las profesiones sanitarias que, con excepción de los médicos, han visto mermados en Madrid sus derechos a poder realizar tareas de gestión, en contra delo que establece la LOPS”.

 

 

 

1 Comentario

  1. Juan says:

    Lo que realmente refleja la sentencia es lo chapuzas que son en el CGE.

Deja un comentario