Punto de vista

Ana Pastor (PP), una crítica decidida contra el ‘copago’ sanitario

image__nicolas_carlos_200_21396

El editor de ‘Acta Sanitaria’ llama la atención sobre la decidida postura de Ana Pastor, la responsable de la política sanitaria del Partido Popular, PP, en contra del ‘copago’ en sanidad, por considerarlo un impuesto sobre la enfermedad. Además de éste, enjuicia otros aspectos de los planteamientos de Pastor en política sanitaria.

La personalización en Ana Pastor de la política sanitaria del Partido Popular (PP) hace que, al menos en el campo sanitario, su victoria electoral presente aspectos dignos de mención, pues pocos se han presentado tan claros en contra del ‘copago’ sanitario, uno de los puntos centrales de la última campaña electoral en el ámbito en que nos movemos. De manera reiterada, y siempre con el mismo argumento, Ana Pastor ha sido la principal adalid en contra del copago, pues lo considera un impuesto sobre la enfermedad, algo que uno no elige. A la vista de esta postura, puede decirse que el resultado de las elecciones legislativas ha venido a cerrar un aspecto sobre el que, en gran medida, había girado el debate sanitario en los últimos meses.

 

Aunque no es el único punto en el que, de alguna manera, coincide Ana Pastor con los planteamientos de los defensores del Sistema Nacional de Salud, cuyos principios ella también defiende. Me refiero a su crítica permanente a la separación que, en contra del contenido de la propia Ley General de Sanidad, se hizo del Instituto de Salud Carlos III para hacerlo depender de un ministerio distinto al de Sanidad, cuando tal instituto se había creado como instrumento del SNS.

 

Existe un tercer aspecto digno de subrayarse a la hora de hablar de los planteamientos de Ana Pastor en política sanitaria: es todo lo relacionado con el medicamento, sector al que quiere dotar de una cierta estabilidad, como lo ha puesto de manifiesto al insistir en que el precio de los fármacos vuelva a aparecer en los envases pues, según dice, no van a cambiar cada día. Eso sí, además de servir de información al paciente, al que se le quiere dar todo tipo de facturas por la asistencia recibida, la impresión en el cupón precinto comporta, de alguna manera, una idea de estabilidad, de que el precio no va a cambiar cada cuatro día.

 

Catálogo de prestaciones

 

Carlos NicolásUn último punto a considerar, especialmente delicado en este momento económico, es el de la deuda del Sistema Sanitario Público, que Ana Pastor cifra en 15.000 millones de euros y que, según la parte contraria, es el motivo que ha venido impidiendo el haber alcanzado un Pacto de Estado por la sanidad. Se desconoce cómo vaya a hacerse frente a la deuda, aunque sí se sabe qué deberá hacerse para no incrementarla: ajustar las prestaciones a los presupuestos. Es decir, fijar una cartera de servicios cubiertos por el sistema público; en caso contrario, y como viene sucediendo ahora, será imposible que, con unos presupuestos cada vez más limitados, puede hacerse frente a unas prestaciones que no tienen límite.

 

Tan sólo una consideración final. No faltan quienes, como ha ocurrido en otras ocasiones, advierten que Ana Pastor se ha significado tanto, ha dicho tantas cosas y tan claras, que puede que no sea la ministra de Sanidad, a fin de no verse forzada a hacer lo contrario de lo que ha anunciado. Lo sentiríamos.

 

Carlos Nicolás es periodista y editor de ‘Acta Sanitaria’

 

Acta Sanitaria

Deja un comentario