Política y Sociedad

Ampliar el criterio de muerte a la parada cardiaca (asistolia) podría potenciar la donación de órganos

Tomás Toranzo (SESMES), Rafael Matesanz (ONT), José Cuñat (SEMYCYUC) y Manuel Arias (SET) 
Tomás Toranzo (SESMES), Rafael Matesanz (ONT), José Cuñat (SEMYCYUC)
y Manuel Arias (SET)

La conferencia fue organizada por la Organización Nacional de Trasplantes, ONT, contando con el apoyo de la Fundación Mutua Madrileña, en cuyo auditorio madrileño se celebraron las sesiones. Rafael Matesanz, presidente de la ONT, aseguró que resulta necesario recuperar la antigua práctica de la donación tras parada cardiaca, si se quieren mantener o mejorar las actuales tasas de donación de órganos: 32 por cada millón de habitantes. 2010 fue un año de caída puntual en las donaciones, pero esa circunstancia podría volver a repetirse.

 

La reciente legislación en materia de Seguridad Vial y la eficacia del Sistema Sanitario al reducir o retrasar la mortalidad por causas cardiovasculares son muy buenas noticias para la sociedad, pero tienen el reverso de reducir el número de órganos disponibles para ser trasplantados. Matesanz explicó que estos cambios epidemiológicos tienen que hacer reflexionar a todos. A principios de los años 90, cerca del 90% de las donaciones provenía de los fallecimientos debidos a accidentes de tráfico, mientras que ahora sólo representan el 3%; de la misma forma, también han bajado las donaciones originadas por la siniestralidad laboral.

 

Muerte cardiaca versus óbito cerebral

 

Tal como indicó el doctor Matesanz, sería necesario volver al criterio de muerte a partir del cese de las funciones cardiaca y respiratoria. Este era el criterio válido hasta que, a partir de los años 60, se impuso el criterio de muerte cerebral. En ese sentido, fue muy ilustrativa la exposición del doctor José Luis Escalante, quien aseguró que no hay casos claros de resucitación espontánea (fenómeno de Lázaro) una vez que se dan por infructuosas las maniobras de recuperación cardiaca y pulmonar.

 

En la rueda de prensa participaron los presidentes Tomás Toranzo (SEMES), José Cuñat (SEMICYUC), y Manuel Arias (SET). Los tres lo hicieron como responsables de las tres áreas implicadas en todo el proceso de donación y trasplante: Es decir, los servicios de Urgencias, los coordinadores que suelen ser intensivistas y los cirujanos especializados en trasplantes. Toranzo aseguró que no se realizan donaciones en España sin consentimiento personal o familiar. Por su parte, Cuñat explicó que la donación en asistolia puede ser una consecuencia de la suspensión del encarnizamiento en los tratamientos, mientras que el doctor Arias confirmó que los órganos obtenidos mediando asistolia son en general de mejor calidad que los obtenidos tras muerte cerebral.

 

Reconocimiento internacional

 

Lorenzo Cooklin; director general de Fundación Mutua Madrileña; Alfonso Jiménez Palacios, secretario general de Sanidad; Enrique Moreno (Fundación Mutua Madrileña), y Rafael Matesanz, director de la ONT 

Lorenzo Cooklin; director general de Fundación Mutua Madrileña;
Alfonso Jiménez Palacios, secretario general de Sanidad;
Enrique Moreno (Fundación Mutua Madrileña),
y Rafael Matesanz, director de la ONT

 

Durante la sesión de la mañana de la jornada, se visionó un vídeo de Frank L Delmonico, presidente de la Asociación Internacional de Trasplantes. Durante el mismo, Delmonico aseguró que es preciso aceptar la ausencia de circulación sanguínea y respiración pulmonar en el donante potencial para posibilitar un mayor número de trasplantes. Alabó Delmonico también el éxito del modelo español de trasplantes. En esa dirección recomendó utilizar la DCD (donación tras parada cardiaca) como criterio de futuro para aumentar las donaciones. Así mismo, dijo también que esto abrirá un nuevo campo a la investigación médica, además de una mayor esperanza para todos aquellos que viven pendientes de un trasplante. Precisamente en el contexto internacional, España se alinea con los países latinos en los que se da poco la donación no controlada, frente a las altas cotas de donación conseguidas así por países anglosajones como EE.UU., Reino Unido, Australia y Canadá u otros también desarrollados como Holanda, Corea y Japón.

 

Mantener el liderazgo

 

Alfonso Jiménez Palacios, secretario general de Sanidad, alabó expresamente la labor del doctor Matesanz, merecedora del Premio Príncipe de Asturias de Cooperación en su edición de 2010. Destacó Jiménez el éxito de la medicina preventiva en España, aunque redunde en un menor número de donaciones potenciales. En ese sentido explicó el plan estratégico Donación 40 y el Proyecto Asistolia, que desarrolló Matesanz durante su conferencia. Igualmente, se informó a los presentes de que actualmente ya se trabaja para que los programas de donaciones en asistolia se puedan aplicar en ciudades españolas de mediano tamaño, y no sólo en las grandes capitales.

 

Deja un comentario