Política y Sociedad

Acuerdo colegial y fiscal en Valencia para frenar las agresiones a los médicos

El acuerdo de colaboración entre ambas entidades, firmado por la presidenta colegial, Rosa Fuster Torres, el fiscal superior del Tribunal Superior de Justicia, Ricard Cabedo Nebot, y la fiscal jefe autonómica, Teresa Gisbert Jordá, pone de manifiesto que es un hecho contrastado que en los últimos años se viene produciendo un notable aumento de las agresiones a médicos durante el ejercicio de su profesión. En este sentido, el objetivo del convenio es contribuir a una disminución de las agresiones y a la recuperación de la dignidad profesional de los médicos, imprescindible para la praxis de la misma.

Ante una agresión, el contacto con el Colegio, que inició el seguimiento de las mismas a los médicos valencianos en el año 2001, se puede realizar bien por teléfono, llamada que gestionan los servicios jurídicos, bien personándose el colegiado en los mismos. Como primer paso se les facilita el impreso de agresiones a cumplimentar por el agredido, donde se hacen constar los datos personales, lugar de trabajo, fecha de la agresión, descripción de la misma, persona que agrede y posibles testigos de los hechos.

Aseroramiento

Una vez cumplimentado el correspondiente impreso con los datos personales del agredido, lugar de trabajo, fecha de la agresión, descripción de la misma, persona que agrede y posibles testigos de los hechos, se evalúa la agresión, de la puede quedar constancia solamente en el Colegio, o bien se presenta, sí el colegiado así lo decide, la oportuna denuncia ante la policía, juzgado u organismo competente. Durante el juicio, un letrado del Colegio está presente para su asesoramiento y defensa si procede en cada caso.

En muchos casos se produce el perdón del ofendido, y en otros la condena de la sentencia, que en la mayoría de los casos consiste en una sanción económica que oscila entre los cinco y los veinte euros por día, durante un periodo de quince días a un mes.

AP, la más castigada

A nivel nacional, el sector de la atención primaria es el más castigado por las agresiones, según se desprende de los datos cuantitativos recopilados: 6 de cada diez agresiones se producen en este nivel asistencial. Con respecto a la tipología del agresor, no hay un perfil claramente establecido dada su heterogeneidad, pero sí cabe que una de cada tres agresiones es realizada por un familiar del paciente.

Entre los motivos que figuran como las principales causas de este tipo de agresiones, están la discrepancia con la atención médica en tres de cada diez casos, seguida de la negativa a recetar el fármaco demandado por un familiar del paciente.

Deja un comentario