Política y Sociedad

A la mayoría de los españoles, le gustaría que el Estado recuperase las competencias sanitarias

Este jueves, 3 de noviembre, el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, presentó el estudio que, bajo el título “El Futuro de La Sanidad Pública“, ha llevado a cabo el Observatorio creado por la organización enfermera para tratar de conocer la realidad de la sanidad en España; en este caso, ha tratado de conocer cuál es el conocimiento que la sociedad tiene del sistema asistencial y hasta qué punto estaría dispuesta a asumir medidas de mejora. Porque lo que tienen claro los ciudadanos es que la crisis económica se cierne sobre el sistema y, de alguna manera, deberán adoptarse medidas de ajuste. Lo llamativo del análisis es que, de momento, la mayoría de los encuestados no ha advertido deficiencias en la asistencia como consecuencia de los problemas económicos. Y es que, según la encuesta, los ciudadanos perciben claras mejoras en aspectos como la preparación de médicos o enfermeros, los medios disponibles y la atención recibida, sin embargo reciben un suspenso claro la gestión, las listas de espera y la financiación del Sistema.

Pilar Fernández, Máximo González Jurado y José María Sansegundo
Pilar Fernández, Máximo González Jurado y José María Sansegundo

Para la presentación del estudio, que se remitió a los distintos partidos políticos, Máximo González Jurado, con el director del mismo, José María Sansegundo. Para desarrollar el estudio se realizaron un total de 1.200 entrevistas a la población mayor de 16 años y se cubrió las 17 Comunidades Autónomas obteniendo un nivel de confianza de 95,5% y con p=q=50%, el error sería del ±2,89% para el total muestra.

 

Causas del problema

 

Preguntados por los posibles orígenes de los problemas que arrastra la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, los ciudadanos consideran que -con una nota de 1 a 10 de menos a más influencia – las principales causas son: la crisis económica general (7,76); el abuso de algunos usuarios o pacientes (7,12); la mala gestión de sanidad pública (7,03); el envejecimiento de la población (6,34); y el incremento de coste de determinados tratamientos (6,20). Respecto a quién debería asumir el coste, desde un punto de vista económico, de las medidas necesarias para sacar adelante la Sanidad de sus actuales problemas, el 79% de la población opina que debería hacerlo el Estado y sin restricciones, aunque esto suponga más endeudamiento, porque entienden que se trata de un servicio esencial.

 

Medidas concretas para salvar el SNS

 

A pesar de que la mayoría entiende que es el Estado quien debe asumir el coste de la sostenibilidad de la Sanidad, los ciudadanos opinan también sobre las posibles medidas enumeradas por los expertos y políticos en los últimos años como posibles soluciones a adoptar para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud. A este respecto se puede señalar lo siguiente:

  • El 68,3% ve adecuado o muy adecuado que se reduzcan algunas prestaciones o medicamentos de menos necesidad o importancia, mientras que 31,2% lo rechaza de forma taxativa.
  • El 66,1% de la población está dispuesto a aceptar que se busquen vías para frenar el gasto como el pago por algunos servicios
  • El 66,8% ve adecuado o muy adecuado que se introduzca formulas de gestión privada siempre y cuando se siga manteniendo la sanidad pública como gratuita para todos
  • El 60,1% de los ciudadanos aceptaría que el Estado, de forma similar a como ocurre con los funcionarios y el modelo MUFACE, permita elegir entre sanidad pública o privada.

 

Copago, ticket disuasorio y otras “soluciones”

 

Máximo González Jurado
Máximo González Jurado

El Estudio del Observatorio Sanitario del Consejo General de Enfermería no obvió la posibilidad de preguntar a los ciudadanos también sobre las soluciones menos impopulares planteadas en los últimos años. En este sentido, cabe señalar que la medida más aceptada de todas sería la posibilidad de establecer un copago creciente en función de la renta. En este apartado los resultados han sido los siguientes:

  • El 54,8% de la población vería adecuado o muy adecuado la posibilidad de establecer un ticket disuasorio, es decir, un pequeño pago por los servicios. Una medida que el 51% de los encuestados considera que sería muy eficaz pero que el 77,2% cree no que no sería socialmente aceptada.
  • El 66,2% de la población rechaza la posibilidad de que los jubilados pagasen parte de sus medicinas.
  • El 63,5% de los ciudadanos aceptarían que se estableciese un copago creciente en función de la renta. Una medida que el 50,8% entiende que va a ser necesaria en los próximos años y el 48,6% la ve justa, aunque el 73% entiende que dicha no está todavía socialmente aceptada. 

Respecto a la posibilidad de abordar mejoras en la sanidad pública y consensuar soluciones, los ciudadanos creen en un 51% que deberían ser lideradas por los profesionales sanitarios y un 35% que los responsables políticos.

 

Nuevas competencias enfermeras

 

Otro de los temas que ha sido tratado en el Estudio son los nuevos roles y competencias que están asumiendo los enfermeros y enfermeras en el Sistema Nacional de Salud, abordando los siguientes aspectos:

  • Prescripción enfermera: el 72,7% de los ciudadanos cree que la prescripción enfermera es una buena medida y, a este respecto, cabe señalar que el 75,1% cree que agilizará la atención sanitaria. Además el 70% cree que esta competencia permitirá ahorrar en el sistema público.
  • El 70,7% de la población considera adecuado o muy adecuado que las enfermeras asuman las competencias necesarias para prestar la atención del niño sano.
  • Respecto a la posibilidad de que las enfermeras asuman las competencias sanitarias para el seguimiento del paciente crónico el 73,7% de la población está de acuerdo o muy de acuerdo.
  • Otra nueva competencia enfermera que ha sido valorada por la población es la posibilidad de que estos profesionales puedan llevar a cabo la solicitud de determinadas pruebas. Así el 68,8% lo cree muy adecuado o bastante adecuado.

 

Sanidad pública Vs Sanidad privada

 

El 71,6% de los encuestados tiene sólo asistencia mediante sanidad pública, el 23,4% tiene sanidad pública y privada y 4,9 sólo privada. El estudio también preguntó a los ciudadanos que, si pudieran elegir ante determinados aspectos atencionales, cuál de estas sanidades preferiría. Los resultados fueron los siguientes:

  • En el caso del uso de la sanidad respecto a consultas, cabe señalar que un 59,6% se decantaría por la primera y un 39,3% exclusivamente por la sanidad privada.
  • En el supuesto de emergencias y urgencias sanitarias: un 72,7% elige la sanidad pública y 25,7% la sanidad privada.
  • Para operaciones, intervenciones y enfermedades no muy graves: 66,8% elige la sanidad pública y el 32,4 la sanidad privada.
  • Y finalmente, para operaciones, intervenciones y enfermedades graves, el 75,8% elige la sanidad pública y el 22,1% la sanidad privada.

 

Percepción y utilización de la sanidad recientemente

 

Cabe señalar que el 75,6% de los encuestados había utilizado la Sanidad pública en los últimos meses para diferentes situaciones: 92,6% en consultas, 74,4% en pruebas diagnósticas y 34,8% en situaciones de hospitalización. En este sentido podríamos destacar que la percepción que ha tenido la población es la siguiente: un 20,8% entiende que el trato ha empeorado considerablemente, mientras que un 53% cree que ha sido el mismo y un 26,1% piensa que ha mejorado.

 

Deja un comentario